Andrea Gutiérrez. Foto: camilocuevast.blogspot.cl

Entrevista a Andrea Gutiérrez: El futuro de la nueva Ley de artes escénicas

Andrea Gutiérrez es actriz y actualmente preside el Sindicato de Actores de Chile (SIDARTE). En el marco del diseño de la nueva Ley de artes escénicas, conversamos con ella para saber cómo ha sido el proceso de articulación y lucha por cambiar las condiciones del gremio de creadores escénicos del país.

¿Cómo fue el diagnóstico que el sector realizó previo a la creación de este borrador de proyecto y quiénes participaron en él?

Los diagnósticos eran muchos y variados, llevábamos los últimos años sumidos en ellos. A raíz de una serie de reuniones con más de 60 compañías de Teatro en SIDARTE, empezó a cobrar fuerza la necesidad de generar una ley que tuviera un abordaje integral del Sector. La única fuente de financiamiento era la concursable y eso claramente se agotaba y no había una propuesta a largo plazo del desarrollo teatral del país, razones suficientes para entrar en una nueva etapa. Estas reuniones empezaron a dar vida a otra orgánica, una de carácter más sectorial y político, así convocamos a las organizaciones existente en el sector de las artes escénicas y en esa primera fase también a personas naturales y organizaciones que no eran de carácter gremial, pero que tenían una clara presencia en el sector.

Teatro era el único sector con orgánicas de actores y directores, de salas, de diseñadores, técnicos y escenógrafos. Danza y nuevo circo fueron constituyéndose y también haciendo renacer organizaciones que estaban sin funcionamiento. Lo primero que hicimos fue sistematizar contenidos en jornadas de matriz de marco lógico y encontrar abogados que tuvieran sensibilidad e interés por apoyar esta causa ad honorem: ahí surgió la gran ayuda de Jorge Navarrete y Jorge Claissac. Ese proceso inicial dio origen primero a una minuta, que hablaba de los pilares fundamentales que la ley buscaba abarcar, y eso fue lo primero que presentamos a la Ministra Barattini.

¿Qué cambios sustanciales ha sufrido el borrador de proyecto desde su creación hasta los últimos detalles que ha corregido el CNCA?

Sustanciales diría que son el crecimiento de la participación regional y el ámbito laboral, donde debíamos ser cuidadosos en no atribuir el rol de empleador a los responsables artísticos, sino que respetar la lógica de cooperativa de muchas agrupaciones y que aquellos que sí eran productores financistas de proyectos, asumieran su rol como empleadores del que muchos escapan con figuras de tercerización. Los otros aspectos han sido esclarecimientos de cada sector y la incorporación de algunas disciplinas que no teníamos consideradas como lo los titiriteros y los narradores orales.

¿Qué rol han jugado los creadores de las distintas regiones? ¿Cómo han logrado posicionarse quienes están fuera del circuito de poder más cercano (Región Metropolitana)?

Para mí eso ha sido un proceso francamente hermoso, a pulso, pero con mucha convicción, fruto de la capacidad de organización regional. En este proyecto hay un esfuerzo genuino por dar más presencia a las regiones, eso también ha sido un ejercicio de confianza y que creo que nuestros compañeros de regiones lo han visto así. Ellos saben que esta ley podría ser pensada y creada para Santiago, pero no fue así, ahí tenemos otra diferencia sustancial de cómo se ha desarrollado este proceso, sin mezquindades centralistas.

¿La ley tendrá algún cruce o vinculación con la Reforma Educacional?

La ley aborda temas vinculados a la formación, pero también sitúa al Instituto de Artes Escénicas como asesor del CNCA o futuro Ministerio de las Culturas, en materias educacionales que atañen a las artes escénicas. También es importante decir que  varias de las organizaciones que integramos la plataforma estamos trabajando fuertemente en el tema de la Reforma Educacional y la inserción del arte en ella, así como para preservar y mejorar la educación artística pública.

¿Qué plazos para presentar este proyecto de ley se manejan?, considerando que el CNCA paralelamente debe sacar adelante el nuevo Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

            Nuestro plazo es posterior a la entrada del proyecto sustitutivo de Ministerio, lo que nos parece lógico, porque ese es el proyecto madre del gobierno en materia cultural. El compromiso que tenemos con el CNCA es que luego de eso ingrese la ley de artes escénicas, y tenemos confianza, porque hasta el momento hemos cumplido el calendario acordado al pie de la letra. Ambos proyectos son muy relevantes y representan un enorme avance en el fortalecimiento institucional y un cambio significativo en cómo se vienen desarrollando las políticas culturales.

¿Cómo ha sido el proceso de articular al sector escénico para fortalecerse más allá de la propia ley?

            Ha sido duro, pero gratificante y con resultados concretos, que es lo más importante. Aquí todos tenemos que hacer un esfuerzo diario para volver a confiar, para trabajar en equipo, para aprender a colaborar de manera real. Lo más difícil en el sector -como en todas partes-, son los egos, las desconfianzas, pero esto va más allá de las organizaciones. Todavía hay gente que espera que la vayan a buscar a la casa para pedir su opinión, en vez de sumarse a una causa colectiva, y eso no es justo, menos para quienes, de manera voluntaria, trabajan duro por algo que nos beneficiará a todos.  Pero hay que entender que la asociatividad es ir contra corriente de todo lo que la sociedad te llama a hacer, que es preocuparte por lo tuyo y nada más. Aquí, aunque a veces somos muy críticos y autoexigentes, creo que podemos estar orgullosos de nosotros. Esta ley es un hecho inédito, porque se ha generado desde la organización del sector, antes estábamos acostumbrados a recibir propuestas desde la institucionalidad y nosotros opinar, acá no fue así. Esto nunca formó parte de un programa de gobierno ni del ejecutivo, sino que es una acción constructiva, seria y propositiva de todos nosotros, que queremos hacer crecer la danza, el teatro y el circo en nuestro país, porque estamos convencidos de la importancia que tienen en la vida y desarrollo de los ciudadanos.

 

Escrito por Jannel Lobos para Caja Cerebro

Artículos relacionados

Entrevista a Cristina Guerra: La experiencia de Fábrica Puelagalán en Valparaíso
Entrevista a Julio Suárez: “El arte para nosotros es un modo de hacer crítica”
Miguel Paz
Poderopedia: La apuesta periodística por la transparencia de la política y negocios en Chile
Isabel Ibáñez. Foto: Cristian Soto
Entrevista Isabel Ibáñez: “Sin participación ciudadana no se puede hablar de un festival de la ciudad”
Daniela Campos. Foto: Cristian Soto
Entrevista a Daniela Campos: CECREA,  los centros ciudadanos del futuro
Espacio O: La innovadora fórmula para acercar el arte a la ciudadanía
Encuentro Caja Cerebro
Las 10 ideas claves para emprender
GAM. Foto: Google Street View
GAM: acceso al arte y la cultura en el corazón de Santiago
Lobby Cultural: las principales demandas que han marcado la agenda de audiencias del Ministro de Cultura.
Entrevista a Bárbara Velasco y la artesanía en Quinchimalí