Gran acogida reciben  “Neruda” y “Poesía sin fin” en Cannes

 

Evelyn Tapia y Carolina Núñez

Los aplausos y los “bravo” se apoderaron de la sala del Théâtre Croisette durante casi un minuto. Así fue recibida “Neruda”, la última película del cineasta chileno Pablo Larraín, que se estrenó el pasado 13 de mayo en el marco de la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes en Francia. El director de 39 años, que participa por tercera vez en esta sección del Festival, aclaró que no es una película sobre Neruda, “sino muy nerudiana. Es una película sobre lo que a nosotros nos provoca Neruda”.

Este fue uno de los puntos que destacó la crítica sobre el filme. “No es una película sobre el poeta que ganó el premio Nobel, es sobre el humano, sobre el Neruda que debe lidiar con problemas, dejarse llevar a ratos por el ego y evidenciando aún más su gusto por las mujeres”, comentó a “El Imaginario” Felipe Cornejo, periodista que cubre el Festival de Cannes para la radio Bio Bio.

Con él coincidió el crítico español Alberto Bermejo, quien considera que la mayor fortaleza de la cinta es que el director consigue humanizar a Neruda. “No santifica al personaje, lo muestra en un continuo claroscuro que en cierto sentido lo engrandece más, lo hace más humano, con debilidades”, dijo.

El filme, que se rodó durante nueve semanas en Chile, Argentina y Francia, se ambienta durante la segunda mitad del siglo pasado. El director embarca al espectador en un viaje de persecución, en el que se mezcla ficción y la realidad.

“Tuve la impresión de que el director la contaba como si fuera una ficción del propio Neruda, pero los personajes existen, son reales. Larraín consigue crear esa sensación de ficción. A ratos sentí que entraba en el terreno de Borges”, comentó Bermejo.

Luis Gnecco, como Pablo Neruda, y Mercedes Morán, en el papel de Delia del Carril, durante una de las escenas de “Neruda”, la última película de Pablo Larraín, que se terminó de filmar en agosto del año pasado. La cinta se estrenó ayer a las 8:45 horas en el Théâtre Croisette en el Festival de Cannes.
Luis Gnecco, como Pablo Neruda, y Mercedes Morán, en el papel de Delia del Carril, durante una de las escenas de “Neruda”, la última película de Pablo Larraín, que se terminó de filmar en agosto del año pasado. La cinta se estrenó ayer a las 8:45 horas en el Théâtre Croisette en el Festival de Cannes.

Grandes actuaciones

La crítica también halagó el reparto de la película, que tiene en los roles principales al chileno Luis Gnecco, en el papel de Pablo

Neruda, y al mexicano Gael García Bernal, como el policía Óscar Peluchonneau, quien persigue inagotablemente al escritor.

Cornejo resaltó la complejidad del personaje de García. “Vive un conflicto interno que arrastra toda la película”, comentó.

El mismo García confesó, luego del estreno, que su personaje es “difícil de explicar”, pero lo describió como “fascinante, es un personaje que se va encontrando a sí mismo durante el relato”.

El actor que da vida a Neruda, Luis Gnecco, aseguró que interpretar a uno de los poetas más famosos de Chile no fue fácil. “Mi desafío fue sumergirme en la vida de este hombre que ve en la invención de su destino su salvación y también su perpetuidad”, señaló.

Diego Muñoz, quien interpreta el papel del policía Martínez, mano derecha de Peluchonneau, destacó que las reacciones que recibió el filme reflejan la madurez que ha alcanzado Larraín y el cine chileno. “Es una película compleja, exótica y puede generar reacciones muy diversas. Si hay unanimidad de que la película gustó a los críticos, es muestra innegable del talento de Pablo”, añadió Muñoz.

Bermejo, crítico español que sigue la filmografía de Larraín desde “Tony Manero”, va más allá y cuestiona que la cinta no esté en la selección oficial de Cannes. Para él, la propuesta de “falsa biografía” con la que Larraín participa en la Quincena de Realizadores “pedía estar en primera fila”.

Para el ministro de cultura, Ernesto Ottone, la presencia de dos largometrajes chilenos en Cannes confirma que el cine en Chile “está en su mejor momento”.

La cinta de Jodorowsky

El estreno en la Quincena de Realizadores de la segunda parte de la autobiografía de Alejandro Jodorowsky, “Poesía sin fin”, terminó sacándole lágrimas al poeta y cineasta.

El sábado 14, la obra de Jodorowsky recibió una ovación de pie en Cannes que duró casi diez minutos. “Cuando niño vi en un circo a un hombre meter su cabeza en el hocico de un león. Así me sentí en Cannes, felizmente el león nos aplaudió”, confesó más tarde Jodorowsky en su cuenta de Twitter.

“Poesía sin fin” es la segunda parte de una saga que inició el 2003 con “La danza de la realidad” en la que el cineasta, poeta, tarotista, mimo, actor y psicomago retrata su vida. “Estamos viendo es una etapa creativa, en torno al cine, muy activa de Jodorowsky a sus 87 años”, comentó Felipe Blanco, crítico y programador de cine.

Blanco define a Jodorowsky como un cineasta que se ha manejado “como un lobo estepario”. “Es él con su cine deambulando por el mundo”, explicó el crítico, y añadió que es difícil clasificarlo como cine chileno, pues considera que el artista hace un cine tan personal, “que en rigor, son sus propios sueños, sus propias obsesiones, sus propios demonios puestos en el cine”.

Jeremías Herskovits (en el centro) interpreta a Alejandro Jodorowsky cuando era niño en la película “Poesía sin fin”. Esta es la segunda película de la saga que se estrena hoy en la Quincena de Realizadores.
Jeremías Herskovits (en el centro) interpreta a Alejandro Jodorowsky cuando era niño en la película “Poesía sin fin”. Esta es la segunda película de la saga que se estrena hoy en la Quincena de Realizadores.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *