Chile logra unificar el Sistema Eléctrico Interconectado desde Arica hasta Chiloé

La Presidenta Bachelet calificó la inauguración del proyecto como “un hito histórico”, que se traducirá no sólo en mayor estabilidad en el suministro para los consumidores, sino también en crecimiento económico.

Foto: Wikimedia Commons

A las 15:20 horas de ayer, tras comprobar que se tenían las condiciones necesarias, se dio la orden de iniciar la operación. En una de las pantallas se mostró el mensaje “interconexión exitosa”, con lo que se marcó la puesta en marcha del Sistema Eléctrico Nacional. Con ello, la energía generada en el norte de Chile ahora abastece al 97% de la población del país.

Más de tres mil kilómetros de extensión conectan, desde ayer, a los sistemas SING (de Arica a Antofagasta) y SIC (entre Taltal y Chiloé) en una sola red eléctrica. Se espera que esto proporcione seguridad en el suministro, mayor eficiencia y baja en las tarifas de energía.

“La posibilidad de tener un país integrado te permite transportar la energía a más lugares, particularmente desde el Norte Grande, donde tenemos gran capacidad de energía solar, que es de las más baratas, y eso llevarlo al centro y sur del país”, señaló el ministro de Energía, Andrés Rebolledo.

Mencionó que si, por ejemplo, se produce un corte en Chiloé, la nueva red ayudará a que se restablezca el suministro en menor tiempo, gracias a que se podrá transportar la energía desde el norte. “Antes, cuando teníamos estos dos sistemas, eso no era una posibilidad”, resaltó.

En el mismo sentido, Rodrigo Castillo, presidente de la Asociación de Empresas Eléctricas, comparó el proyecto con una piscina que tiene que llenarse con sólo una manguera, pero que si tiene varias mangueras desde distintas fuentes tiene mayor posibilidad de llenarse.

“Aquí lo que tenemos es la posibilidad de más puntos de generación, que permiten tener una mucho mayor robustez y seguridad en el sistema eléctrico chileno”, dijo.

Proyección económica

La Presidenta Michelle Bachelet, quien inauguró el sistema eléctrico, indicó que este representa una inyección para el crecimiento económico porque se garantiza mejor estabilidad en suministro de energía.

“Aumentará el PIB de corto y largo plazo. Las estimaciones hablan de 500 millones de dólares en el primer caso, y de 1.600 millones de dólares en el segundo”, puntualizó.

Por ello, indicó la Mandataria, el inicio de operaciones del sistema desde Arica hasta Chiloé no es sólo un suceso técnico, sino “un hito histórico que tiene un enorme significado para el desarrollo de Chile”.

De acuerdo con la información entregada por el Coordinador Eléctrico Nacional, el sistema, cuyas obras iniciaron en agosto de 2015, tuvo una inversión cercana a los 700 millones de dólares y podrá atender una demanda máxima de 11.000 mega watts.

“Es sin duda una de las obras de transmisión eléctrica más grande en la historia de Chile y también la más compleja”, agregó Bachelet.

En su mensaje, la Presidenta también destacó que la población beneficiada asciende al 97% del total de Chile, y la obra, añadió es en realidad un anhelo de 20 años del país por tener un sistema interconectado.

“Nuestro país ha terminado con una absurda situación de tener un sistema eléctrico en el norte grande y otro distinto entre Taltal y Chiloé. Lo que estamos haciendo hoy día es borrar esa frontera, justamente, que interrumpía abruptamente el suministro eléctrico y que afectaba el precio y la eficiencia”, añadió.

A futuro

Tanto la Presidenta Bachelet como el ministro Rebolledo señalaron que el nuevo Sistema Eléctrico Nacional es apenas un primer paso en la búsqueda de una economía más sustentable, basada en la conexión de proyectos de energía renovable y en garantizar el suministro.

“A partir de hoy día Chile tiene un sistema eléctrico más seguro, más resistente, más competitivo”, aseguró Rebolledo.

En ese punto también coincidió Germán Henríquez, presidente del Consejo Directivo del Coordinador Eléctrico Nacional, quien mencionó que la siguiente etapa es la licitación de más de 100 obras relacionadas con el sistema zonal.

“Cuando estén todas esas obras terminadas, entre 2020 y 2021, vamos a tener un sistema de transmisión capaz de recibir cualquier nueva central de energía renovable en cualquier parte del país”, señaló Henríquez.

Con ello, agregó, el consumidor final va a tener más de un camino para el suministro, por lo que “vamos a tener un sistema mucho más seguro en el abastecimiento y con mejor calidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *