Cultura

‘Altazor reencarnado’: Nacer, caer y morir a través de la danza india

10 Nov , 2016  

Para celebrar los cien años del ‘creacionismo’ de Vicente Huidobro, el GAM inaugura hoy la obra de danza contemporánea y clásica de la India ‘Altazor reencarnado’, inspirada en la obra cumbre del poeta.

“Mi paracaídas empezó a caer vertiginosamente. Tal es la fuerza de atracción de la muerte / Ruedo interminablemente sobre las rocas de los sueños, ruedo entre las nubes de la muerte / Digo siempre adiós, y me quedo”. El hombre que cae con su paracaídas bien podría ser el mismo Vicente Huidobro, autor de este poema llamado ‘Altazor’, publicado en 1931. O también podría ser un hombre reencarnado en un pájaro que está aprendiendo a volar. De cualquier manera, la caída es siempre un renacer.

De eso se trata también el bharatanatyam, una antigua doctrina hindú dedicada a la casta de los brahmanies para enseñar que toda acción tiene efectos en otras vidas alcanzadas a través de la reencarnación. Al mismo tiempo, bharatanatyam es una danza devocional que nació hace tres mil años, y que hoy llega al Centro Cultural Gabriela Mistral para conmemorar los cien años del creacionismo de Vicent Huidobro.

De la palabra a la danza

‘Altazor reencarnado’, que estará en las salas del GAM desde hoy hasta el 3 de diciembre, nace como proyecto en 2015 a cargo de la dirección de la bailarina y profesora de danza hindú, Paula Meru, quien en el año 2000 viajó a la India para perfeccionarse en la Escuela Natyamjali. Allí aprendió bharatanatyam bajo los códigos estrictos de la vida en India: llegar siempre muy peinada con aceite de coco para que el pelo sea vea más brillante y ordenado, ofrecer ofrendas a su maestro, y valorar la paciencia como un principio en todo lo que hiciera.

Desde esa experiencia y el cruce de dos miradas –la occidental y la oriental–, Meru articuló la idea de una danza que reinterpretara la obra cumbre de Vicente Huidobro. “Nuestra propuesta es mostrar, a partir de una investigación previa de su obra, el cruce de dos lenguajes: la danza clásica de la India y la danza contemporánea”, explica Paula Meru, y agrega: “Desde este cruce, nuestra obra propone conservar en el proceso creativo los fundamentos del creacionismo, que tiene que ver, como dice la palabra, con la creatividad y la libertad que tiene el creador de usar nuevos lenguajes, o quebrar lo ya existente. “Bajo esos principios, desde la dirección de esta obra, se ha tomado la libertad de crear un nuevo mundo, un nuevo espacio para una reinterpretación de este poema”.

Redescubrir a Huidobro

A Paula Meru la acompañan sobre el escenario Daniela Pizarro, Abel Reyes y Sebastián Mires. Juntos interpretarán los siete cantos de ‘Altazor’ en siete partes, ligadas por los tres planos de movimientos que rigen la danza bharatanatyam: el rostro, del cuello a la cintura, y de la cintura hasta los pies. Según Meru, cada movimiento es parte de la historia que cuentan en conjunto, que en este caso representa la acción creativa de caer, morir y renacer.

Cada uno de estos movimientos están representados aquí a través de “elementos visuales y musicales que buscan dar cuenta de la magia del cruce entre la danza y la poesía”, cuenta Daniela Pizarro, intérprete en ‘Altazor reencarnado’.

Para Paula Meru, esta obra “es una invitación a un universo poético donde el cuerpo y la palabra ocupan espacios, se encarnan en personajes. Por lo mismo, es un montaje lúdico, con mucha investigación sobre la obra de Huidobro y de la danza clásica india. La gente se puede llevar una imagen onírica de cada parte de este poema. Esta obra es una invitación a descubrir o redescubrir ‘Altazor’”

,



Comments are closed.