Crónica

Jóvenes de América Latina comparten soluciones innovadoras contra la pobreza infantil

28 Nov , 2016  

Adolescentes provenientes de todo el continente aterrizaron en Santiago para compartir sus ideas en la primera versión del encuentro Concausa, organizado por América Solidaria, con el apoyo de la Cepal y Unicef.

Después de meses de trabajo, llegaron al país esta semana más de 60 jóvenes de entre 15 y 17 años, de 11 países de América Latina, con una sola misión: mejorar la calidad de vida de niños y niñas en el continente.

La iniciativa se enmarca en la Agenda 2030 de la Asamblea General de la ONU y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, un conjunto de metas globales para erradicar la pobreza y fomentar buenas prácticas en torno a los efectos del cambio climático. Esto, teniendo en cuenta que América Latina continúa siendo la región más desigual del mundo, según estadísticas del Banco Interamericano de Desarrollo. De acuerdo a Unicef, de 195 millones de niños y niñas que viven en el continente, 69 millones (49%) viven por debajo de la línea de pobreza (4 dólares por día), y 196 mil mueren cada año antes de cumplir los 5 años de vida.

Frente a este panorama, fueron 245 los proyectos presentados, entre los cuales se seleccionaron los 15 más destacados, provenientes de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Haití, México, Paraguay, Perú y Uruguay. De esos 15 proyectos se elegirán 3 ganadores, que serán premiados por Capital Semilla con 1.000 dólares para implementar el proyecto. Desde intereses y necesidades distintas, algunos proyectos apuntan a acabar con el hambre a través de la creación de huertas ecológicas a cargo de las mismas comunidades, aplicaciones de celular para enseñar a sus usuarios a prevenir el embarazo adolescente, danza folclórica y reciclaje que permita bajar los niveles de acumulación de basura.

“Se trata de soñar un continente distinto donde esta nueva generación pueda ser parte de la solución de la desigualdad que afecta a América Latina. Y para eso, ha sido fundamental el encuentro de distintas culturas”, explica Benito Baranda, presidente ejecutivo de América Solidaria.

Entre los proyectos seleccionados participan estudiantes de tres regiones distintas de Chile: Bíobío, Temuco y La Serena. Aquí te mostramos de qué se tratan:

No al olvido de las zonas rurales

El Liceo Bicentenario de Excelencia Polivalente, en San Nicolás, se ubica a 20 km de Chillán, y corresponde a una de las 5 comunas más vulnerables de la provincia de Ñuble, Región del Bíobio. Aún así, su director tuvo la idea de incluir 4 idiomas al programa curricular obligatorio: chino, inglés, alemán y francés. Por esta razón, cuando América Solidaria los contactó para hablarles de Concausa, Felipe Bekit, profesor de historia, no dudó en postular la idea de un grupo de estudiantes. Fernanda Andrea Guajardo, Ariadna Ramírez, Matías Metigg e Ignacio Retamal, propusieron finalmente la idea ganadora: formar tutores del Liceo que puedan enseñar cada uno de estos idiomas a niños y niñas de colegios rurales de la zona, de entre 3 y 12 años de edad.

“A esas zonas no llega ni la locomoción, entonces para los estudiantes fue súper importante hacerse cargo de esa desigualdad”, cuenta Felipe Bakit, profesor de historia del Liceo de Excelencia Polivalente y tutor del proyecto de los estudiantes. “Para nosotros es un proyecto importante y aunque no ganemos, vamos a hacerlo igual, porque acá está pasando algo paradójico: estudiantes de Chillán, que tienen más recursos, llegan al Liceo porque saben que pueden aprender muchos idiomas o aprender a tocar un instrumento en una orquesta increíble, pero los niños rurales son olvidados, y ellos viven más cerca de San Nicolás, pero aún así no se les da la oportunidad de tener educación de calidad”, dice Bakit.

La idea, que se espera implementar a partir de marzo de 2016, no termina ahí. Los beneficiados de este programa deberán replicar lo aprendido, enseñándoles nuevos idiomas a otros niños en un futuro.

Colores de Barrio

Así se llama el proyecto presentado por Kimberly Elizondo, Jerko Cares, José Catrigual y Markos Painemal, estudiantes de Temuco, la zona con el índice de pobreza más alto del país, según la encuesta Casen 2015 y publicada en septiembre de este año.

Pensando en cómo hacer dialogar el graffiti y las huertas urbanas en pos del crecimiento cultural de su barrio, estos estudiantes decidieron hacerse cargo de los espacios abandonados y ayudar a niños y niñas de la comuna a desarrollarse artísticamente, modificando estos espacios “a través del color, el arte y los árboles frutales”, explican.

Juntos ya han desarrollado diversos murales y huertas gracias a la colaboración de la junta de vecinos del barrio Quinto Centenario y de la Universidad de la Frontera.

Acción temprana

Josefina Castillo, Valentina Muñoz, Vicente Sepúlveda y Sofía Canales, estudiantes de primero medio del Colegio Alemán de La Serena, creen que en su ciudad aún hay mucho por hacer. El Hogar Redes de Coquimbo alberga a niños y niñas cuyos padres no se encuentran capacitados para cuidarlos. Por esta razón, los cuatro estudiantes proponen estimular el aprendizaje de los lactantes a través de una serie de ejercicios psicomotrices y cognitivos, para facilitar su desarrollo en un futuro y reducir, de esta manera, la brecha de la desigualdad.

, , ,



Comments are closed.