Opinión

La era de la “post verdad”

18 Nov , 2016  

Por Vanessa Leal Soto

Hace dos días el Diccionario de Oxford designó “post truth” (post verdad) como la palabra de 2016. El término se refiere a las “circunstancias en las que hechos objetivos son menos influyentes en la formación de la opinión pública que la apelación a la emoción y a la creencia personal”, y tomó especial significado este año, con la difusión de informaciones falsas sobre el Brexit y las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Hace tan solo unas semanas atrás, BuzzFeed destapó que en un pueblo pequeño de Macedonia funcionaban unas 140 páginas web dedicadas a publicar noticias falsas.Por eso, gigantes de Sillicon Valley como Google y Facebook están buscando la manera de bloquear anuncios de portales web que muestren contenido engañoso o ilegal para incluir noticias falsas, en un intento por evitar que los que distribuyen este tipo de información obtengan lucros.

Sin embargo, ellos mismos admiten que no podrían discernir bien cuáles informaciones son verdaderas y cuáles falsas, pues ¿cómo distinguir una noticia falsa de la sátira?

Quizá sea hora de aceptar, luego de una de las campañas presidenciales más mediáticas de los últimos tiempos, que llegamos a un punto de no retorno, en el que las audiencias se cansaron de consumir la información procesada que desde siempre ha estado disponible −el periodismo− y prefieren consumir y asimilar una nueva: la que confirma lo que sienten o piensan.

Y esto no se aplica únicamente a la cobertura política. ¿Cuántas veces Internet se ha encargado de matar a figuras como Bob Dylan? Cientas. Cada vez que leo que alguien en mi muro de Facebook anuncia una muerte, lo hago con desconfianza. Sus fuentes consultadas probablemente no son las que yo consultaría, aunque esté en su legítimo derecho de no hacerlo.

Por eso creo que la verdad en sí misma no está devaluada, pero sí podría estarlo el concepto que cada uno tenga de ella. En un momento en el que los canales de información se multiplican y el origen de la información es tan variopinto como historias hay, es exacto decir que entramos en la era de la post verdad. La única manera de no exponerse a ella es viviendo en una cueva.



Comments are closed.