Cultura

“La Furia del libro” aterriza en el GAM con lo mejor de las editoriales independientes

24 Nov , 2016  

Mientras algunos libros nacen para escalar el ranking de los más vendidos, otros difícilmente llegan a formar parte de esa lista. Las editoriales independientes –o la mayoría de ellas–, se ubican en el segundo caso, y las razones para eso son siempre las mismas: recursos limitados para publicitar las obras de la misma manera que las grandes editoriales, y la elección de publicar libros que no responden necesariamente a las necesidades del mercado, pero sí de sus editores y de un grupo más pequeño de lectores.

Para ese pequeño grupo de lectores es que surge La Furia del Libro en 2009, un espacio de encuentro para todas las editoriales independientes. “La Furia del Libro nació justamente para eso; para ofrecer un espacio de exhibición para editoriales pequeñas que no lograrían ser visibilizadas de otra manera, que hacían tirajes mínimos o que no difundían sus obras más que en sus círculos cercanos, por un tema de recursos”, explica Simón Ergas, editor de Ediciones La Pollera y organizador del evento.

Nació de una broma

“Una amiga me contó cuando éramos editores de Catapulta Libros. En ese tiempo ella estaba triste por la difícil situación que enfrentan los libros para su comercialización, y le habló de esto a su amigo, el poeta Gustavo Barrera, quien le dijo, ‘¿y por qué no organizan una feria para vender los libros?, y ya que están enojados le ponen ‘furia’ del libro en vez de ‘feria’. Era una broma, pero a nosotros nos gustó ”, cuenta Galo Ghigliotto, fundador de La Furia del Libro y director de Cuneta Ediciones.

Y aunque Ghigliotto ya no forma parte de La Furia, la broma creció: si al principio eran solo 19 las editoriales adheridas, hoy es una de las ferias literarias más importantes del país, con más de 150 exponentes e invitados internacionales como la destacada escritora y ensayista argentina, Sylvia Molloy.

La Furia crece

Entre las editoriales que participarán este año destacan las editoriales Ceibo, Cuadro de Tiza, Das Kapital, Ekaré Sur, Quimantú, Mago Editores, Hueders, Ocho Libros, entre otras.

En esta versión, y por primera vez, la Furia del Libro cuenta con el apoyo de la Municipalidad de Santiago y del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Y si bien ha tenido un apoyo creciente por parte de instituciones culturales como la Municipalidad de Santiago y el CNCA, según Ergas,“las editoriales independientes arriesgan día a día plata que no tienen para hacer crecer el capital cultural de una sociedad, que no responde a los criterios comerciales necesariamente. La Furia del Libro, en tanto espacio pensado y creado para aquellas editoriales, se vuelve fundamental no sólo como espacio de exhibición, sino como un lugar de encuentro y de intercambio de experiencias para los editores”, dice Simón.

El futuro del libro y el IVA

Aunque en un principio La Furia se creó como un espacio de denuncia sobre las dificultades económicas que debía enfrentar el desarrollo del libro en Chile, actualmente el panorama es distinto. Según Ergas, uno de los errores más comunes a la hora de analizar los factores que han convertido a Chile en un país donde se lee poco, es pensar que el culpable es el impuesto al libro del 19%, incluso cuando es el más alto del mundo.

“Hasta el momento existe el IVA al libro y la Furia tiene más de 150 editoriales inscritas y una lista de espera larguita. Pero aceptémoslo, no hacemos papas fritas. La producción de libros está directamente relacionada con cuestiones de educación. En ese sentido, sí es importante en discutir sobre los efectos del IVA en la lectura. Para mí es un asunto de amor más que de industria, pero no nos cobremos o vendamos al doble las cosas que realmente necesitamos”, explica Simón.

Papel v/s Digital

Para Simón Ergas, la pelea por quién va a sobrevivir en la industria editorial, si el papel o la versión digital, es un debate añejo: “Nunca creí que fuera una amenaza para el libro. Son cosas distintas. Seguro que en algún lugar del mundo, un imperio editorial que gasta mucho en imprimir miles de libros estaría feliz de que todos leyéramos en pantallitas”, y agrega: “Es lo mismo que pasó con la aparición de la aspiradora; incluso con esa nueva tecnología, nunca dejamos de barrer con la escoba”.

,



Comments are closed.