Infoescéptica

Sal marina v/s sal común: ¿hay diferencias?

26 Oct , 2016  

La alimentación saludable es un tema que está cada vez más de moda. La sal, presente en casi todas nuestras comidas, no ha escapado del fenómeno. En páginas web se promociona la sal marina no sólo como un producto gourmet, sino que también como uno mucho más sano. Un ingeniero en alimentos y un nutricionista explican si realmente existen diferencias significativas entre la sal de mar y la sal común.

Por Cristóbal Valencia

¿Por qué es importante la sal?

A lo largo de la historia, la sal ha sido un producto extremadamente necesario para el hombre: siglos atrás, permitía conservar los alimentos y prolongar su vida comestible, y hoy en día es un imprescindible en cualquier cocina. Pero sobre todo, el consumo de sal es una necesidad humana: nuestros organismos necesitan sodio, mineral que tiene funciones importantes en la transmisión del impulso nervioso, en la contracción muscular y el mantenimiento de un balance adecuado de los fluidos corporales a través de los riñones.

Sin embargo, el consumo excesivo de sal puede generar un exceso de sodio en la sangre que produce una movilización de agua hacia el interior de los vasos sanguíneos, aumentando la presión arterial y el riesgo de padecer infartos.  

En resumen: el cuerpo necesita sodio, pero no tanto.

http://salmarcahuil.cl/sal_de_mar/

Fuente: http://salmarcahuil.cl

Mitos y verdades sobre la sal marina: hablan los expertos

José Romero, jefe de la carrera de Ingeniería en Alimentos en la Universidad de Chile, explica que ambas sales –marina y común- tienen la misma composición química: NaCl o cloruro de sodio. En palabras simples, toda la sal está compuesta por, básicamente, dos elementos: cloro y sodio.

Sin embargo, señala, hay algunas diferencias entre ambas sales derivadas de su origen.

La sal común se obtiene de un mineral –halita o sal gema- y se le adiciona Yodo. Este proceso de adición de yodo responde a un requisito legal: en Chile existe una carencia de este mineral en la alimentación. Añadir yodo permite prevenir anomalías en la glándula tiroidea asociadas a un bajo consumo de este mineral, como por ejemplo el bocio.

Es decir, que la sal sea “yodada” es bueno para nuestra salud.

Por su parte, la sal marina se obtiene por evaporación del agua de mar y, por lo general, no es procesada o tiene un procesamiento mínimo. Esto permite que conserve minerales como el magnesio, el potasio y el calcio. La presencia de estos minerales en la sal da origen al mito de que la sal marina es más saludable.

Ahora bien, ¿son tan significativas las diferencias entre ambas sales?

“Si estamos hablando de sales como productos de consumo humano, las diferencias nutricionales que existen entre ambas –marina y común- son mínimas, ya que sus composiciones químicas –y lo que más nos interesa, que es su cantidad de sodio- son prácticamente idénticas”, advierte Paolo Castro, vocero del Colegio de Nutricionistas de Chile A.G.

Según un estudio del año 2014 de la American Heart Association, titulado Sea Salt vs Table Salt, tanto la sal de mar como la sal común contienen aproximadamente un 40% de sodio. Entre sus conclusiones, el estudio señala que consumir sal de mar no tiene beneficios reales para la salud, ya que las cantidades de otros minerales presentes en la sal marina y ausentes en la común son tan pequeñas, que no producen efectos significativos y son fácilmente obtenibles de otros alimentos. Además, la sal marina contiene menos yodo que la sal común.

, , , ,



Comments are closed.