Opinión

Las verdades sobre la vacuna contra el Virus Papiloma Humano

25 Oct , 2016  

dr-soledad-miranda-para-firma

Soledad Miranda PhD
Facultad de Medicina
Universidad de Montreal

En general, las vacunas son la mejor defensa que tenemos contra muchas enfermedades. Son tan efectivas que hay gente que olvida cómo era la vida (o la muerte) antes de tenerlas. Pero en esta ocasión voy a hablar sólo de la vacuna contra el VPH o Virus Papiloma Humano.

En muchos casos, el VPH se cura solo, pero si la infección persiste puede causar cáncer cérvico uterino (del cuello del útero). En Chile, esta enfermedad es la causa de muerte de, en promedio, dos mujeres al día (datos de 2011). En el mundo, es la segunda causa de muerte de mujeres. Un tercio de las mujeres que contraen este cáncer mueren. No hay una medicina que cure el VPH.
Hasta hace 10 años atrás, lo único que podíamos hacer era un test para detectar células precancerosas y cancerosas en el cuello del útero, el Papanicolau (PAP). Si el cáncer se confirmaba, la alternativa era (y es todavía) hacer cirugía, radioterapia y quimioterapia. Desde que se demostró que la presencia del virus era necesaria para la formación del cáncer, se supo también que es importante tomar las mismas precauciones que se toman para cualquier enfermedad de transmisión sexual: abstinencia o pareja única y preservativos.
Sin embargo, ahora tenemos una vacuna que protege contra los cuatro tipos de virus más dañinos, e incluso, existe una que protege contra nueve cepas (Gardasil-9), que es la que se recomienda en EEUU. La vacuna es relativamente nueva: lleva 10 años en el programa de inmunizaciones rutinarias, a los que se deben sumar aproximadamente seis años de pruebas. Existen investigaciones que demuestran que tiene una efectividad del 82% en estudios poblacionales y 97% en estudios clínicos. Mejor que muchas otras vacunas.
Es importante recalcar que el PAP sigue siendo necesario. Primero, porque la vacuna sólo sirve si no tienes el virus de antemano, y segundo, porque la vacuna no es 100% efectiva. También se recomienda la vacuna para mujeres con PAP alterado (dentro del grupo de edad) para protegerlas de otros tipos de VPH.
Se ha discutido mucho sobre los riesgos de Gardasil. En el caso de cualquier vacuna, hay que considerar si las ventajas son mayores que los riesgos, especialmente, porque estamos tratando personas sanas con el objetivo de prevenir una enfermedad que es sólo una posibilidad. Gardasil, contra todo lo que digan, pasó la prueba: el 92% de los efectos adversos reportados son suaves y semejantes a cualquier vacuna. Ejemplos de estos efectos: inflamación del brazo, fiebre, náuseas, dolor de cabeza y desmayos.
La vacuna tetravalente (Gardasil), que es la que se aplica en Chile, fue aprobada después de siete estudios clínicos, que involucraron un total de más de 18.000 personas. Los efectos adversos reportados en dichos estudios fueron casi los mismos en el grupo que recibió la vacuna y en el grupo que recibió placebo (un preparado igual a la vacuna, pero que no contiene la sustancia que produce inmunidad específica contra el VPH). Sólo un grupo menor, correspondiente al 0,1% de la muestra, reportó efectos serios relacionados con la vacuna.
Un estudio en 12.000 personas con una vacuna para dos tipos de virus, publicado en 2007 en la prestigiosa revista NIJM (ver estudio), mostró que aún después de pocos años de vacunación, el cáncer cérvico uterino estaba disminuyendo. Ocurría lo impensable: ¡una vacuna para prevenir el cáncer! En este estudio, los efectos secundarios serios fueron gastroenteritis, dolor de cabeza, dolor en el brazo, pérdida de movilidad de la articulación del brazo, fiebre y escalofríos. 45 personas (equivalentes al 0,7%) que recibieron la vacuna, y 54 (0.9%) que recibieron el placebo, presentaron estos efectos serios. Es decir, la mayoría de los efectos serios se presentaron en el grupo que recibió el placebo. Es importante señalar que siete personas murieron en el grupo que recibió la vacuna y cinco en el que recibió el placebo, pero ninguna de las muertes se relacionó a la vacuna: las causas fueron neumonía, sobredosis de drogas y accidentes de tránsito, entre otras.
Por otro lado, aunque el objetivo de los estudios mencionados no fue probar la seguridad durante el embarazo, casi 4.000 mujeres (aprox. 2%) reportaron embarazo después de la vacuna. Los problemas durante el embarazo, incluidos abortos espontáneos y malformaciones, fueron iguales en el grupo que recibió la vacuna y en el grupo que recibió el placebo. Sin embargo, la vacuna no está recomendada en el embarazo.
En resumen: aproximadamente una de cada siete (15%) mujeres Chilenas tiene VPH de alto riesgo (datos del 2008). El riesgo de efectos graves por la vacuna Gardasil es menor de 0.1%, es decir, menos de 1 en 1000 casos. Eso significa que los beneficios superan al menos 100 veces los riesgos.

¿Y los hombres?

El VPH también produce cáncer anal, cáncer de garganta (en hombres y mujeres) y cáncer del pene. Por lo tanto la vacuna es recomendable también para hombres. La edad de vacunación es entre los 11 y 12 años, tanto para ellas como para ellos.

¿Es demasiado tarde si tiene más de 12?

Si se les pasó la edad, aún es posible ponerse al día. Se recomienda hacerlo a temprana edad porque la vacuna debe ser inyectada antes de que la persona sea infectada para ser efectiva, y el riesgo de infección aumenta con la edad por la actividad sexual.

Vacunación para ponerse al día:
Niñas/mujeres: 13-26 años
Niños/hombres: 13-21 años (hasta 26 años en casos especiales)

Quienes no se deben vacunar:

-Personas que tuvieron una reacción alérgica grave a algún componente de la vacuna no deben seguir con la siguiente.
-Mujeres embarazadas.
-Personas que están enfermas el día que tienen programada la vacuna tienen que esperar estar sanas.

Referencias:

1. Departamento de Estadísticas e Información en Salud. Defunciones, mortalidad observada y ajustada por tumores malignos según localización, por región y sexo (Chile).
2. Estudio de cepas de VPH en el mundo.
3. Estudio de prevalencia de HPV después de la vacuna y efectividad de la vacuna de 82%.
4. Resumen de datos y recomendaciones de la CDC. Incluye cálculo de efectos adversos en menos de 0.1% de los casos.
5. Estudio del NEJM (New England Journal of Medicine) que muestra efectividad del 98% y compara efectos adversos con grupo placebo.
6. Prevalencia de VPH en Chile 15% de alto riesgo (2008).

, , ,



Comments are closed.