Terminología Bebé

Hoy: Cesárea

Existen dos formas de traer un bebé al mundo: por parto natural o a través de una cesárea. El procedimiento por cesárea suele ser una temática muy debatida, en la que se argumenta qué tan necesaria o beneficiosa es para la madre y el hijo.

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta forma de parto ha ido en aumento tanto en países desarrollados como en vía de desarrollo desde el año 1985. Pese a que la tasa ideal de cesáreas debiese oscilar entre el 10% y el 15% a nivel global, la OMS mostró que entre los años 2000-2011, Chile registró 2 millones 751 mil 540 partos, de los cuales 75% fueron asistidos en el sector público y el 25% en instituciones privadas.

Esta cifra en 2000 se traducía en un 36% de los partos totales y en 2011 subió a 48%. La cesárea es un procedimiento bastante sencillo que toma alrededor de 15 a 30 minutos. Se rasura la zona alta del vello púbico para después limpiar la piel del abdomen. Al finalizar,se administra la anestesia y cuando hace efecto se pone una sonda en la vejiga para mantenerla vacía. La anestesia actúa directamente sobre los nervios de la madre y el bebé no sufre de los efectos de ésta. La cirugía consta en un corte de piel horizontal que tiene el nombre de “incisión de Pfannenstiel”. Tras el corte, se separa la grasa y se corta la capa que sujeta los músculos abdominales. Finalmente, se accede al útero al desagarrar suavemente con los dedos el peritoneo, que es una bolsa fina dónde se acumulan los órganos abdominales. Al acceder al útero, se abre entre el cuello y el cuerpo del órgano para sacar al bebé. Una vez fuera, se corta el cordón umbilical y se extrae la placenta manualmente.

Desde la obstetricia

De acuerdo con el Dr. Ernesto Pizarro, ginecobstetra de la Clínica Alemana, la cesárea es una alternativa de parto cuando las condiciones para que se produzca por la vía vaginal, que es la natural, se vean dificultadas. Existen dos tipos de cesáreas: preventivas y electivas. En el primero caso, esto se presenta cuando las condiciones de la salud de la madre o el bebé se ven comprometidas; por ejemplo, cuando la madre tiene dos cicatrices anteriores en el útero y que al intentar trabajo de parto éstas se puedan romper, o cuando la madre presenta un cuadro hipertensivo severo. La cesárea preventiva también puede darse con relación al feto; por ejemplo, se realiza este tipo de procedimiento cuando el bebé esté dado vuelta, esté saliendo de nalgas, o cuando se retiene la cabeza. Por último, una cesárea preventiva también se puede dar por irregularidades ovulares: por ejemplo, cuando la placenta obstruye la salida de la guagua.

Al referirse al alto porcentaje de cesáreas a nivel nacional frente a lo que considera la OMS, el Dr. Pizarro establece que las cifras entregadas por la organización merecen el mayor respeto posible, sin embargo estos números responden a una realidad macro. El obstetra asegura que al verlo de manera general, la OMS no considera las distintas realidades de las distintas culturas; “lo que pase con las tasas de nacimiento en Estados Unidos, África y aquí en Chile son completamente distintas unas de otras y, además, el aumento de las cesáreas es algo que se da a nivel global”. Sumado a esto, el Dr. Pizarro estima que el alza de las cesáreas se da debido a que antes de la creación de los antibióticos en los años ’40, el procedimiento era altamente peligroso, en cambio hoy, se ha vuelto un proceso mucho más seguro y limpio tanto para la madre como el hijo.

Césareas en el mundo y en Chile

 

Consecuencias

Pese a ser un procedimiento sencillo, existen dos elementos específicos que levantan las críticas detrás de la cesárea. La primera es que debido a que hay que cerrar a la madre después de la operación, el contacto con el hijo los primeros minutos es bastante breve a diferencia de lo que sería con el parto natural. Y segundo, que la recuperación tras la intervención puede ser bastante doloroso y largo debido a los distintos procesos: amamantar al bebé puede resultar difícil debido al dolor de la incisión que está cicatrizando. Durante los primeros días la zona estará adormecida y adolorida, y la cicatriz estará hinchada.

Movimientos más bruscos como estornudar, toser y otra acción de presión también puede causar un dolor punzante, sin embargo con los días el dolor irá cesando a medida que se vaya cicatrizando el corte.

sdfghjkl

Te mostramos también los mejores centros obstétricos y ginecológicos en Santiago:

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *