50 inscritos en una bodega de Baquedano

En cada elección pasa lo mismo: hay más votantes inscritos que habitantes. Este año el Servel presentó una querella contra 673 personas por domicilio electoral falso, pero aún así los vecinos aseguran que igual hubo acarreo.

Este año el padrón de Sierra Gorda llegó a 5.328 personas. Es decir, más votantes que habitantes (3.151).  Sólo en mayo 867 personas cambiaron su domicilio a esa comuna.

Por lo anterior, antes de las municipales se realizó una auditoría al padrón electoral, encargada por el Servel y ejecutada por la empresa Deloitte. La investigación confirmó las sospechas sobre irregularidades.

El director regional del Servel de Antofagasta, Abel Castillo, explica que encontraron casos en que los moradores no conocían a los nuevos inscritos, viviendas abandonadas (una bodega de Baquedano registraba 50 votantes), un jardín infantil ocupado como dirección electoral, e incluso direcciones inexistentes.

En esta bodega de Baquedano se registraron 50 personas para votar. Los vecinos aseguran que nadie vive ahí.

Por lo anterior, el Servel presentó una querella contra 673 personas por el delito de entrega de domicilio electoral falso y se les excluyó del padrón electoral de Sierra Gorda (ver querella del Servel). A pesar de ello, los vecinos de esa comuna vieron como decenas de minibuses igual llegaron el 23 de octubre con afuerinos que, con mapa en mano, buscaban el local de votación. “Era tan ridículo que se bajaban del minibus y preguntaban dónde tenían que ir a votar, a pesar de que los habían dejado frente al colegio”, recuerda una vecina.

Ver gráfico: Población de Sierra Gorda vs. padrón electoral

La comerciante de Baquedano Silvia Gallardo, dice que le molesta que vengan candidatos de afuera, porque no conocen las necesidades reales de la población. “Si bien ahora tenemos una buena situación y el pueblo está bonito, no siempre fue así. Antes no teníamos agua, no teníamos banco. Ahora tenemos piscina semiolímpica y una muy buena escuela”.

En el restorán de su coterráneo Francisco Torres, que estos días luce vacío por la crisis minera, se inscribieron 30 personas para votar. “Vinieron a preguntarme de la PDI y yo les dije que no conocía a esa gente, acá sólo somos seis. Todos los partidos, todos los candidatos, han acarreado votos siempre. Esto molesta mucho, pues la gente que viene de afuera tiene otras intenciones, de recaudación de fondos para sus partidos. Pero no puedo ir a reclamar solo, porque pasaría a ser el loco del pueblo”, dice Torres.

-¿Los beneficios habrán vuelto a la gente más pasiva frente al acarreo?

-Claro que sí. Lo mismo pasa con las empresas mineras, que dan momentos de comida o de alegría y la gente se tranquiliza con eso por un par de meses, deja de pensar en esto como un problema y se quedan callados.

El restorán de Francisco Torres también fue inscrito por “acarreados” como domicilio electoral. “Aquí sólo viven 6 personas y había más 30 inscritos”, dice el dueño.

Ver gráfico de la participación electoral en Sierra Gorda, comparativo entre elecciones municipales y de las de otro tipo (presidenciales y parlamentarias). 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *