A la hora de viajar, el pasaporte no tiene color político

Los concejales de Sierra Gorda se caracterizan por viajar mucho. Pero este año Contraloría emitió un informe en que los obliga a devolver 72 millones de pesos por viajes efectuados sólo el 2015. Uno de los concejales ya avisó que no devolverá un peso.

El viento pilló desprevenidos a los primeros llegados a  la ceremonia de juramento del nuevo concejo. “Es el típico de la tarde”, explica una vecina, “el que trae el polvo que viene de las tortas”. En el norte se le llama “tortas” a los cerros de relaves mineros. En Sierra Gorda una torta de varios pisos se ve desde la misma avenida principal.

“Ese es el costo que pagamos por las becas de los hijos. Apenas el mío salga de la universidad, me voy de acá”, agrega la vecina. Su hijo recibe tres millones de pesos al año de una de las mineras gracias a su excelencia académica, pero aunque la idea de la beca es que en algún momento el joven vuelva al pueblo a retribuir la ayuda que le otorgaron, la mujer confiesa que preferirían irse. “No es que nos aburramos acá, porque uno se acostumbra y la gente se conoce. Hay piscina, se hacen asados comunitarios en la plaza en los que el municipio y las mineras ponen todo… pero este polvo debe hacer mal para la salud”.

Una “torta” de relaves mineros se ve desde la calle principal de Sierra Gorda.

Las mineras, socios estratégicos de la municipalidad, son los invitados de honor de la ceremonia que se realiza en el gimnasio techado de Sierra Gorda. Ejecutivos de Sierra Gorda SCM, Centinela, Spence ocupan los primeros asientos junto a algunas autoridades regionales y familiares de los concejales electos. Más atrás se sienta un centenar de vecinos del pueblo.

“Por mi familia, por mi comuna, por mi patria, juro”, dice ante el micrófono la concejal de la UDI Jenny Lagunas, quien fue reelegida para su segundo periodo este año, con 78 votos.

A Lagunas, Contraloría le está objetando sus viajes a Cancún (México), Santa Cruz (Bolivia) y La Habana (Cuba), en los que se gastaron, entre pasajes, estadía y viáticos, $12 millones 500 mil. “No somos culpables de nada, porque son los recursos que la ley dice que podemos ocupar. Seríamos culpables si nosotros no hubiéramos hecho los cursos”, dice la concejal y defiende la utilidad de los viajes efectuados: “Si usted va a ver la piscina, es una réplica de una piscina en Israel. Lo que queremos de la playa artificial, también lo vimos afuera”.

Piscina en Sierra Gorda. Foto: twitter Municipalidad de Sierra Gorda.

Pero según la investigación de Contraloría, el alcalde y los concejales no presentaron informes que permitieran justificar los cometidos aprobados y la relación directa de estos cursos con los fines del municipio.

En el caso de la concejal Lagunas, fue dos años consecutivos a La Habana y al balneario turístico de Varadero, Cuba. La segunda ocasión -2015- como parte de la gira técnica “Salud y educación con capacidades distintas”.

En Sierra Gorda hay dos postas rurales y dos establecimientos educacionales (hasta primero medio), con 200 alumnos entre ambos.

La conclusión del informe del viaje a Cuba presentado por la concejal Lagunas, tiene sólo un párrafo de extensión: “En la comuna de Sierra Gorda no se cuentan con especialistas ni colegios especiales para niños con capacidades diferentes pero se pueden realizar convenios para que especialistas de Cuba puedan visitar la comuna y entregar su conocimiento. Al igual que los profesionales de la salud la cual también es gratuita” (ver informe completo solicitado vía Transparencia).

Contraloría sostiene que en su breve informe la concejal no entrega planificación alguna sobre una eventual colaboración.

A la concejal Deborah Paredes (independiente por la lista de la Nueva Mayoría) Contraloría le cuestiona sus viajes a Lima (Perú), Santa Cruz (Bolivia) y Buenos Aires (Argentina) por un monto total de $9.569.592.

Paredes sostiene que en este momento están apelando. “Creemos que las cosas las hicimos bien. Cumplimos con los objetivos, con las clases”, aunque reconoce que “algunos viajes no se concretan con cosas reales para la comuna, pero muchas cosas se han podido replicar, por ejemplo en salud, educación, ordenanza de los perros”.

Uno de los concejales que no fue reelegido es Jorge Morbach (PRI, ex RN), quien fue justamente el que realizó más viajes durante el periodo anterior. Contraloría le objetó 13 millones de pesos en gastos por giras técnicas a Lima (Perú), Foz de Iguazú (Brasil), Tacna (Perú) y Santa Cruz (Bolivia), además de 800 mil pesos en cobros de taxis (sólo en un viaje a Santiago de tres días gastó $335 mil).

“Me llamó mucho la atención la cultura y el cuidado de sus monumentos lo rescatable es plenamente lo que es (sic)”. Escribió Morbach en la primera parte de su informe sobre su cuestionado viaje a Lima. El documento tiene una extensión de una página y está escrito a mano con lápiz pasta azul. La mayor parte es ilegible (ver documento solicitado por Transparencia).

Los informes restantes tienen el mismo tono. Una página escrita a mano, con letra grande, pero inentendible.

Jorge Morbach asegura que no devolverá un peso. “Si yo devuelvo $100, me estoy culpando de algo que no hice”, y agrega que “todos los viajes sirvieron, me gustaría que me preguntara por lo que aprendimos”.

-¿Cuáles viajes le sirvieron para replicar experiencias o traer nuevas ideas a Sierra Gorda?

-Foz de Iguazú, Brasil. Yo no tenía idea que había un tranque.

-Un tranque…

-Claro y lo aprendí, lo fui a ver, pero son realidades distintas…

Morbach, siempre había estado entre los concejales más votados e incluso durante la suspensión del alcalde Carlos López, en 2008, asumió como alcalde suplente, pero en la última elección obtuvo sólo 17 votos. Su formalización en marzo de este año por conducción en estado de ebriedad (causa que aún está en proceso), el informe de Contraloría por sus viajes y su fracasado intento por postularse a concejal por Antofagasta, minaron sus posibilidades. “Lo de los viajes me afectó y a todos los concejales. No pueden poner a todos en el mismo saco porque unos hicieron cosas que no debieron hacerlas (…) esto me ha traído enfermedades, muchos malestares”.

Para ver los informes de viajes de los concejales durante el 2015, haga click aquí.

Ahora, ya fuera del municipio, Morbach, quien llegó a Sierra Gorda hace 25 años como funcionario municipal (encargado de mantención de vehículos), pero no vive en esa comuna, confiesa que el acarreo electoral es frecuente. “Es una vergüenza, es una corrupción…”, manifiesta.

-¿Quiénes acarrean?

-Todos, todos, todos. Me incluyo, Jorge Morbach Ahumada.

-¿Y por qué lo hace?, ¿es la única forma de salir electo?

-Pero eso fue al principio me acuerdo, ahora no. Porque todo el mundo lo hacía. Porque si mi señora vive en Antofagasta, tiene derecho a votar por mí. Cuando la PDI les preguntó, ellas dijeron que tenían el derecho de viajar a votar por mí y yo les encuentro la razón… pero no lo que hicieron con los bailes religiosos, que por una trompeta, una bebida…

-¿Se acarrea a través de las agrupaciones de bailes religiosos?

-Por lo menos hay cinco bailes en el Barrio Norte (de la ciudad de Antofagasta) que fueron arriba (a votar).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *