Una comuna con plata suficiente como para llevar a todos sus habitantes a la playa

Sierra Gorda tiene un presupuesto que le permite darse ciertos lujos, como por ejemplo: llevar a toda la comunidad de vacaciones a la playa o a los ancianos de turismo a Lima.

 

Las mineras son una de las causas de que la municipalidad de Sierra Gorda sea una de las más ricas de Chile. En 2016 esta comuna tuvo un presupuesto de 8.796 millones de pesos. 1.925 millones ingresaron por patentes mineras y otros 2 mil millones por patentes comerciales de negocios en su mayoría vinculados a la minería.

Si la proyección de población del INE es correcta (3.151 habitantes), el presupuesto per cápita de Sierra Gorda fue este año de $2.791.494. Para comparar, el presupuesto per cápita de Vitacura en el mismo periodo fue de $972.000.

Pero más paradojal resulta comparar el presupuesto municipal de Sierra Gorda con el de la comuna de Tocopilla, ubicada en la misma Región de Antofagasta. Las arcas anuales de Tocopilla bordean los 4.735 millones de pesos, a pesar de que su población alcanza –según INE- las 27.800 personas. Esto significa que tiene un presupuesto per cápita de apenas $170 mil. Es decir que Tocopilla posee $4 mil millones menos de presupuesto que Sierra Gorda para casi 9 veces más población.

Ver gráfico: comparación de presupuestos municipales. 

Desde 2012 Sierra Gorda no ha logrado ejecutar más del 70% de su presupuesto (67,15% en 2015). Este año el municipio comenzó con un saldo en caja de 2.344 millones de pesos.

Con tantos recursos, esta comuna se puede dar ciertos lujos, a pesar de la crisis del precio del cobre por la que atraviesa. Los poblados tienen piscinas, plazas con wifi abierto (financiado por una minera), skateparks en construcción y estaciones de bicicletas de uso gratuito. En carpeta están la construcción de un consultorio, un liceo minero, una laguna artificial y nuevas poblaciones.

Además, todos los veranos los sierragordinos y baquedaninos son invitados por el municipio para ir de paseo a la playa y sus ancianos viajan anualmente, también a costo de la municipalidad, a algún punto turístico dentro de Chile o algún país vecino. El último “Viaje del adulto mayor” fue a Lima, Perú, y costó 64 millones 750 mil pesos.

Silvia Gallardo, dueña de un restorán en la entrada oeste de Baquedano, dice que los viajes a la costa ya son una tradición. “Todo el año esperamos la ida a la playa y el show”, dice mientras atiende a algunos camioneros. “Acá se hacen actividades todo el año”, agrega.

En el último viaje al balneario de Hornitos, en la misma Región de Antofagasta, la municipalidad gastó 90 millones de pesos. Además del traslado en buses, el municipio instaló un campamento en la playa con servicios básicos, juegos para niños y contrató diversos números artísticos.

El presidente de la Junta de Vecinos número 3 de Sierra Gorda, Henry Apablaza, sostiene que por lo menos con el actual alcalde se han visto avances, “porque antes no se veía nada”, y recuerda que el anterior jefe comunal, Carlos López (quien se postulaba en esta última elección), no pudo terminar su periodo. “Lo sacó Contraloría. Cómo puede postularse otra vez una persona así. Eso no lo entiendo de la ley. Él fue a hacer una Copa Davis a Antofagasta con plata de nuestra comuna”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *