A casi tres años desde su debut oficial, la banda chilena de hard rock realizó su primera gira internacional. El Whisky a Go Go, en Los Ángeles, fue uno de los principales escenarios en donde se presentaron.


La calle El Descanso no es para nada la más importante de Maipú. Está ubicada en el norte de la comuna, casi en el límite con Pudahuel, y supera por poco los dos kilómetros de longitud. Por ambas aceras, la mayoría de las construcciones son viviendas de uno y dos pisos, no hay lugar para edificios altos. El Descanso es, sin embargo, la calle que da nombre al primer EP de la banda chilena de hard rock Queen Milk.

A Rodrigo Mora, Mauricio Prado, Ignacio Prado y Samuel Carvajal les gusta decir con frecuencia que su caso es el de personas que vivieron por años casi en el mismo lugar, pero sin conocerse.

–El bajista y el batero son hermanos –dice Samuel, vocalista–. El Rodrigo y yo somos amigos de la infancia, nos conocimos como a los 14. Y los cuatro éramos vecinos, pero nos conocimos 20 años después. Vivimos toda una vida en las casas de al lado.

–En el mismo barrio –completa Mauricio, bajista.

–En el mismo barrio –reafirma Samuel–. Un par de calles más allá y nos conocimos ya entrando a los 25. Fue bien raro eso. Y es por eso también que el EP de la banda se llama El Descanso, dado el nombre de la calle que nos une a todos.

El Descanso fue lanzado a mediados de 2016. Pero este año ha sonado más allá de Maipú y, en realidad, de Chile. Durante septiembre de este año, Queen Milk realizó una gira de doce conciertos en Estados Unidos, en las ciudades de Los Ángeles, Hollywood, Sacramento y San Francisco.

Contrario a otras bandas del mismo género, Queen Milk no partió como un tributo, sino con la idea de tocar material propio. Y, además, temas en inglés. La experiencia que algunos de ellos ya tenían con grupos dedicados a los covers hacía que esto no fuera opción para el nuevo proyecto.

–Al momento de crear los temas originales, obviamente tratábamos de ocupar todo lo aprendido en los escenarios –dice Mauricio–. Y es distinto cuando uno forma una banda a los 18, 20 años. Nosotros formamos esta banda a los 25, 26 años, ya veníamos un poco de vuelta.

–Con el tiempo hemos ido haciendo nuestro propio sonido, por así decirlo, y hemos logrado que la gente nos identifique en ese estilo. Pero nace de la necesidad de una banda de este estilo, porque acá en Chile hay pocas, y creo que ninguna de este estilo –agrega Rodrigo, guitarrista.

 

Entre comediantes y películas

El 21 de febrero de 2015 marcó el debut oficial de Queen Milk. El bar La Batuta, en Santiago, fue el primer escenario de la banda. Led Zeppelin y Black Sabbath fueron las principales influencias en la composición. Soundgarden y Radiohead completan el conjunto de similitudes entre los cuatro miembros, quienes admiten que también tienen sus diferencias en gustos pero que al final logran poner en común durante el proceso creativo.

Queen Milk
La banda siempre se propuso crear música propia.

–Lo logramos con mucho dolor –señala Samuel entre risas–. Se logra soportándose y tratando de mantener siempre la mente abierta a los diferentes estilos. Al final, de eso se trata la música: de llegar a un punto en común y todos aportar desde nuestro propio gusto y conocimiento.

Los grupos de rock que cada uno de los integrantes creció escuchando son solo una de sus fuentes de inspiración. Las otras dos son las películas y los comediantes, sobre todo para las letras. Bill Hicks y George Carlin son sus favoritos.

–Son gallos que pueden llegar a la filosofía más grande a través del humor –asegura Rodrigo.

Su público, coinciden, no son las personas que tienen 28 o 29 años, como ellos, sino los más jóvenes, a quienes consideran más abiertos a escuchar otra música.

–Por lo que hay hoy en día, la avenida musical es bien limitada si uno escucha la radio –dice Samuel–. Lo que nosotros buscamos es dar un mensaje distinto y que no es tan sofisticado, por decirlo de alguna forma, sino que simplemente tratamos de hablar, en resumidas palabras, que hagan lo que quieran, pero háganlo bien.

 

Del galpón al Whisky a Go Go

Samuel Carvajal fue el último miembro en sumarse a la banda, luego de la salida del primer vocalista. Antes, Samuel trabajaba haciendo el booking (portafolio) para otros grupos. Para él, era lógico insistir en que Queen Milk también tuviera el suyo.

Un contacto que tenían en Los Ángeles para la mezcla del disco, Ángelo Durán, fue quien les sugirió buscar la manera de llegar a aquella ciudad para promocionar su música, como hacen otras bandas de hard rock en inglés.

La banda se presentó en escenarios de California en donde décadas atrás también tocaron bandas como Black Sabbath, Deep Purple, Nirvana, entre otras.
Foto: Queen Milk.

–Y de repente el Rodrigo se empezó a mover, y empezó a mover el booking, el portafolio, y prendieron –recuerda Mauricio.

Así fue como, de pronto, se encontraron no solo con la necesidad de juntar dinero y ensayar más que nunca, sino también con la de pedir permisos en sus trabajos para ausentarse por un mes.

–Yo trabajo de profe y me dijeron que sí altiro –dice Mauricio–. No hubo ni un problema. Yo le dije al director ‘pasa esto, y tú sabes que estas cosas pasan una vez en la vida’, y me dijo ‘no, buena, ándate’.

La gira incluía presentaciones casi todos los días. Uno de ellos fue en el Whisky a Go Go, el centro nocturno de Los Ángeles conocido por haber sido escenario de Led Zeppelin, Deep Purple, Black Sabbath, Guns N’ Roses, Nirvana y otras bandas famosas de las últimas décadas.

–Por otra parte tocamos en The Canyon, de verdad que ese centro de eventos era espectacular, el profesionalismo que tenían era de otro nivel –dice Samuel.

En cada uno de los lugares en los que se presentaron, recuerdan, lo que más llamó la atención fue el hecho de que se tratara de una banda latina con temas en inglés.

–Al principio como que no creían que éramos de Chile, porque la música es en inglés, y la parada que tiene la banda tampoco es de una banda típica chilena. Eso igual sorprendía –asegura Mauricio.

Para ellos, lo extraño fue sentirse como en casa al estar en escenarios como el del Hard Rock Café, en San Francisco, el Silver Lake Lounge, en Los Ángeles, entre otros lugares que soñaban con conocer.

 

Un matrimonio de cuatro

Antes de Estados Unidos, Queen Milk había realizado otras giras en el sur de Chile, pero ninguna había sido tan larga y de tantas enseñanzas –más allá de la música– como la del mes pasado.

Los integrantes de la banda destacan la convivencia más allá de la música como parte de su éxito.
Foto: Queen Milk.

–Estar un mes es distinto que vernos día por medio. Verse al despertar y al acostarse fue un poco traumático. Pero creo que eso es un gran aprendizaje de viajar, es nuestra primera gira juntos, en que tenemos que estar día y noche juntos, y vaya que cambia la cosa –dice Mauricio, y el resto de la banda confirma sus palabras con una sonrisa.

Porque los integrantes de Queen Milk aseguran que no se ven a sí mismos como un grupo de jóvenes que se juntan para tocar de vez en cuando. Samuel, Mauricio, Nacho y Rodrigo tienen dos días fijos por semana para ensayos, otro para revisar los temas nuevos, y un cuarto para solo tomar una cerveza y debatir sobre las mejores bandas de todos los tiempos.

–Es súper importante en una banda, pasa desapercibido pero es importarse juntarse –dice Samuel–. Aquí es como un matrimonio entre harta gente. Un matrimonio de cuatro.

Y más que compartir tiempo o similitudes en gustos musicales, señalan que comparten dos aspectos importantes: la sensación de goce al subir al escenario, y la convicción de que la música no siempre va a dar lo suficiente para vivir solo de ella.

Al menos, aclaran, no en la escena nacional, donde consideran que solo las bandas que trabajan en su estilo propio, que profesionalizan su concepto musical y que buscan hacerse visibles fuera de Chile logran sobrevivir por varios años.

Parte de esa proyección de Queen Milk hacia el extranjero apunta ahora hacia Brasil, en donde esperan confirmar algunas fechas para el cierre de año, al mismo tiempo en que trabajan en las nuevas canciones de la banda.

–Una de las cosas que teníamos como siempre claro era que teníamos que intentarlo afuera antes, siempre tuvimos esa proyección. Pero es por un tema de que acá en Chile cuesta, el rock, sobre todo, cuesta mucho –dice Rodrigo.

–El mismo Rodrigo dijo antes que si quieres ganar plata, no te metas en la música –añade Mauricio.

–Ahora, si puedes ganar plata, bacán, pero si no, tienes que seguir luchando, no más, porque generalmente uno hace esto porque le sale del alma, del corazón. Bueno, yo no tengo –dice Rodrigo–. Pero uno lo hace porque realmente le gusta.

 

Queen Milk en el Whisky a Go Go

 

Así fue la gira de Queen Milk en Estados Unidos