ArmeStyle, Liricistas – Gonzalo Fouere, Santa Feria

Dos artistas reconocidos de distintos géneros musicales cuentan sus experiencias y reflexiones sobre su carrera. En esta edición, Pedro Cruell, de Liricistas, y Gonzalo Fouere, de Santa Feria, nos muestran cómo el rap y la cumbia tienen puntos en común y en contra.


 

Armestyle - Liricistas Foto: Eliana Alvarado
Armestyle – Liricistas
Foto: Eliana Alvarado

  Pedro Cruells “Armestyle”

  MC

  Liricistas

Gonzalo Fouere

Percusionista

Santa Feria

Gonzalo Fouere Foto: Gonzalo Fouere
Gonzalo Fouere
Foto: Gonzalo Fouere

¿Qué se necesita para hacer su música y poder mantenerse?
 Lo principal es tener un objetivo más allá de la satisfacción personal, del ego. Es importante el apoyo de tu familia, o de tus amigos, pero no porque me guste cantar, ni por una satisfacción personal de que me levanten las manos, Yo vivo con mi polola y su hija, hace 4 años, y pa’ mi significan un objetivo terrible importante. Eso me hace no decaer y si hay problemas de lucas, buscártelas no más.Además, hay mucho ego en esto, muchos se dejan llevar por la satisfacción personal, por la foto, por las redes sociales, pero esa no es la vida real, la vida está acá, hay que levantarse todos los días, por ejemplo, hoy estoy en la tienda, después me voy a la radio, después a hacer unas fotos, y así. En nuestro caso nuestra mejor aliada es la suerte, pero por otro lado es harto trabajo en todos los ámbitos, en tocar bien tu instrumento, en producir bien las canciones y educarse en otros ritmos. Lo esencial para Santa Feria es tomar una columna vertebral y acoger otros ritmos, no cerrarnos a meter un canto de hip hop, o ritmos afrocubanos. Eso es como el éxito que nos ha traído frutos. Además estamos trabajando mucho en cuanto a la producción de la banda, como que no tocai’ una canción no más, ese es el 1% de tu trabajo, el resto es dar a conocerla, tocarla, experimentar.
¿Qué objetivos tenían cuando empezaron?
Era un juego no más. Al final era hacerlo mejor que la vez anterior, que saliera una letra bonita, que dijera algo, que si elegíamos una pista fuese buena. Pasarlo bien también, porque con el Benja (integrante de Liricistas) todavía somos amigos y rapeabamos todo el rato: jugábamos a la pelota y lo hacíamos rapeando. Era todo
un juego.De hecho, a la gente no le gustaba mucho nuestra música al principio, para nada, además éramos chicos y los más grandes nos decían “ah estos cabros chicos”, pero a nosotros nos daba lo mismo esa huea’, era como “ya, no pongai’ mis temas, pero yo quiero rapear igual.
Es algo súper loco, porque en la banda todos eran variados, y casi todos van tirando sus ideas y a veces decidíamos democráticamente y otras más fascistas. Pero al principio coincidimos en grabar el disco, que es como la carta de presentación, decir “esto es lo mío” y esa fue la primera búsqueda, buscar un estudio.

¿Cambiaron esos objetivos en algún momento?

Ahora uno lo hace con más responsabilidad, de hecho, tenemos un amigo el Chiqui, que siempre hemos dicho que él es el cómo el tercer Liricistas. Nosotros íbamos juntos en el colegio, él fue papá en 4to medio, entonces sus objetivos cambiaron, pero cuando nosotros hacíamos una canción el entraba a la pieza y decía “no, cabros, este tema está terrible malo” y el hueón se iba, cara de palo. En un
momento empezó a decir: “cabros estos temas están buenos”. Ahora nosotros
vamos a un estudio donde un gran productor que es Foex, de Potoco, pero en un momento Benja tenía que hacer las pistas y yo me metía al
Cool Edit, a meter mano. En ese tiempo ni siquiera había tutoriales entonces ibai’
donde el loco que grabara y después intentabai’ hacer en tu casa.Hoy el objetivo de Liricistas es ser un aporte, aportar con un granito de arena a
este universo musical que existe. que nosotros aportemos a eso; que estemos ahí
desde nuestra trinchera.”
Ahora es transversalizar la cumbia, la música que hacemos, que lo hemos logrado con “Haciendo nada”, con “Si te marchas” que invitamos a Roberto Márquez (Illapu), o también con “Voluntad heredada” con Portavoz. Entonces fuimos invitando a gente y nos dimos cuenta que todas las cosas que podíamos hacer son para toda la gente, ese es un objetivo.

La gente igual quiere encasillarte, le quieren poner nombre a la música, y quizás estemos de acuerdo o no, pero es la misma cumbia.

Otro objetivo es la internacionalización, que es una pega súper difícil, además hay muy buenas bandas de cumbia que andan dando vueltas por el mundo: Chico Trujillo es un gran ejemplo, la Combo Tortuga en México, los Tomo como Rey siempre van para allá también, entonces igual van ayudando a dejar la música bien parada.

¿Cuál es el aporte de ustedes?
En entrevistas a otros raperos nos han descrito como buenas personas y siento
que eso está subestimado, como que a la gente no le llama la atención.A mí me gusta ser buena persona porque quiero que lo sean conmigo, con mi
polola y su hija, y donde sea.Nuestro granito de arena como Liricistas es ser buena onda donde vamos, transmitir eso, porque nunca está de más, ya sea en el colectivo, en el metro, en las tocatas, al loco que te hace sonido “oye sonó bacán, vale”, con el que te hace una foto, etc. Ese es el aporte de los “Chichas”, como nos decimos nosotros, somos hippies y nos gusta aportar con eso.
El buscar ser transversales con nuestra música, quizás no ahora, pero en el largo plazo. Quizá seguiremos cantándole al “Gil de tu ex”, o aportar con “Voluntad heredada”, donde Portavoz termina cantando en mapudungun. Entonces no solo es musical, sino que también social.”

Creemos que nuestra parada es posicionar la cumbia, que ha sido despreciada, como en general la música tropical. Pero cuando viene el matrimonio no ponen Frank Sinatra para cantar, ponen a Tommy Rey. Entonces creemos que esa transversalidad que buscamos se vea en unos 10 o 20 años más y la gente pueda hacer cumbia y no sea solo de los lugares donde hay muchas cosas que decir. No es necesario que sea solo un tema.

¿Cómo se asume pasar a ser conocidos?
En el barrio siempre fuimos súper queridos, salía y saludaba a mi vecino, y al de la esquina y al del negocio y hoy día es en todos lados. Yo siento que el barrio creció no más, como que crecieron sus fronteras. Nosotros no nos sentimos famosos, cuando la gente nos ve y nos saluda es de lo más normal, como siempre.

Como que la gente te reconoce porque haces buena música, lo encuentro bueno.
Es bacán.

¿Desde el ego? Jajaj. Tomándolo con responsabilidad, porque esto ya trascendió de nuestra propia felicidad, al final estai entregando alegría. Lo que sí como que con las redes sociales uno invita a la gente a la casa y abre más las puertas no más. Hay que ser responsable. Quizás en el pasado se cometieron errores que en el futuro no vas a cometer, eres un artista, no puedes mandarte jugos. Hay que ser coherente frente a las cosas que se hagan, la música que se haga, con tus colegas de otras bandas.
¿Qué transmiten con su música?
Yo creo que el rap chileno es súper cultural, se muestra lo cotidiano, crítica social, harta energía, hermandad, a diferencia de otros lugares donde hay más ego. Acá es mostrar tu habilidad con la rima, hay varios estilos, pero siempre la idea es aportar con algo cultural sobre cualquier otra cosa. Es un ritmo en el que se pueden decir muchas cosas, de las cosas del barrio, de las cosas sociales, de amor. No es necesario que sea sólo un tema.
¿Existe una masividad con su género musical o sólo con los más conocidos?
Sí, porque el hip hop es súper amigable, con su barrio, con su gente, entonces la gente te apaña no solo por ser Liricistas u otro, sino porque le gusta el rap chileno. Más que apoyar a Liricistas, o a Movimiento Original, es todo un conglomerado, es un movimiento que está haciendo bien las cosas y se refleja en el apoyo a las tocatas.

En las poblaciones hay cabros que están haciendo talleres para que los niños canten, pinten, para los cabros chicos o para sus padres en vez de verlos en la
drug, en la esquina, ven que un cabro está dedicando tiempo para enseñarle a
bailar, o una forma de usar la lata.

Aparte en los eventos de rap no se ven peleas, hay curados como en todos lados, hay más voladitos que nada, pero hace años que no veo una pelea en una disco o tocata. La gente después lo agradece.

Yo creo que aún no, no es tan transversal, porque hay gente que no sale de su oficina. Falta que los productores salgan de las oficinas, de los eventos en que están pegados, en hacer sus fiestas, seguir llenando teatros.

Igual, aunque no haya ninguna banda convocante, con un DJ igual se puede llenar un teatro.

Quizás hay algo político que impide que esto crezca. Falta más transversalidad, sobre todo en los medios masivos.

¿Qué dificultades has visto en el género musical?
Tuvimos que romper varios estigmas, especialmente con los músicos que eran músicos, porque yo nunca he hecho ni un curso de rimas. A veces nos decían “¿y dónde están sus guitarras?; ¿son ustedes tres no más? Y yo pensaba “espérate no más” jajaja, pero igual humildes no más. Después los mismos locos te felicitaban, veían a toda la gente saltando, con las manos arriba, que se sabían tus canciones. Ahora intentamos meterle un bajo, una guitarra Entonces sobre todo demostrar
que nuestra música tiene un trabajo, un proceso, que hay especialistas en esto.Eso fue lo más difícil, estar metiéndonos de a poco en los géneros musicales y
que nos respeten como tal y que podamos compartir cartel con otros músicos de
más trayectoria, o que son estudiosos, porque hay locos que estudiaron música, e interactuar con esas personas es difícil igual.
No entender algunos ámbitos de la industria. Cuando uno es joven no cacha como funciona, los músicos desconocen como inscribir un tema, de hacer música grupal, de cómo vender tu música. Saben muy poco de sus derechos morales, de autor, etc. Es lo más difícil.

Creo que sería bueno que una escuela tomara eso como una iniciativa y enseñara algo de la industria en sí, de los contratos, porque los músicos no saben de contratos. Es heavy cuando te vas dando cuenta, “como firme esta huea”. Es fundamental tener todo más o menos cuando te lanzas sin salvavidas, porque es eso, los músicos nos lanzamos no más.

¿Qué ventajas han tenido?
Que necesito mi pura voz. Que hemos compartido con músicos más viejos, que están de vuelta y he tenido la suerte de tener a Roberto Márquez en el whatsapp, y le pido consejos y él me contesta, me ayuda. Lo mismo con el Joe (Vasconcellos), que cuando lo veo le pido algunos consejos. El otro día nos mandó un mensaje y nos dijo “oye, me encantó el disto de Santa Feria” y es como un piropo gigante, o sea, porque uno se escucha su música y dice “este trabajo es heavy”, y que él diga que está bacán el disco es tremendo.
¿cómo ves tu género dentro del mediano tiempo?
No soy muy bueno para hacer pronósticos jajaja, casi siempre me equivoco.

Me gusta que al rap se le considere un género respetable ahora. Que seamos considerados como importantes músicos chilenos, que aportamos a la cultura. El rap está creciendo con la gente, está siendo gradual.

En Chile la industria de la música tampoco es tan grande, porque hay artistas exitosos y no son tantos, ni su status de vida tampoco es como en Estados Unidos, no es algo idílico.
El rap está creciendo con la gente y está siendo gradual, nos van a querer porque hemos significado algo importante en sus vidas, eso me imagino yo.

Creo que va a seguir creciendo, van a haber más actores. Lamentablemente no hay tantos lugares para seguir tocando. Pero la industria de la cumbia crecerá, y quizás baje un poco, pero no va a desaparecer. Nunca ha desaparecido. Hay camino para rato. Además, se va a venir la mezcla, con harta gente, van a aparecer más cumbias venezolanas, colombianas, porque la cumbia chilena es un poco rock en otros lados, pero ¿qué es la cumbia? Esa es la pregunta jajaja.

 


Promocional Versus:


 

Lista de reproducción de los artistas: