Reportaje

Obtener el beso o -siquiera- el teléfono de una mujer es el objetivo de un grupo de hombres que probablemente esté bailando esta noche en alguna discotheque de Santiago. Son alumnos de las pocas escuelas de seudcción que existen en la capital, orientadas a hombres tímidos o que no saben cómo relacionarse con el sexo opuesto. Una tendencia que comienza a sumar adeptos. 

68 views