Reportaje

Nuevas Tendencias: Sexetarianos

Los gustos a la hora de sentir placer son tan variadas como las mismas personas. Sin embargo, existen algunas que son algo extremas al momento de elegir una pareja. Nos referimos a los Sexetarianos.

Los Sexetariano se definen como a una persona vegana que solo comparte, de forma intima, exclusivamente con quienes comparten su filosofía de vida.  Esta tendencia ha sido retratada en diferentes lugares del mundo, siendo sus exponentes más radicales, los veganos que están en Estados Unidos. Sin embargo, bajo el creciente numero de personas que en Chile se denominan veganas, se hace interesante saber si esta tendencia, denominada extrema, incluso dentro de los mismos que practican esta tendencia alimentaria, estaría presente dentro de algún grupo nacional.
Revista Señuelo ha querido retratar esta tendencia a través de las voces de quienes son protagonistas en este grupo, evitando los juicios de valor.

De manera general, las mujeres veganas son, las que a la hora de elegir una pareja, pronuncian más el proceso de filtro dentro de sus parámetros dentro de su filosofía de vida. Ellos, por otro lado, colocan menos peros a la hora de elegir a una compañera, incluso a muchos, el que sea vegana o no, les da prácticamente lo mismo.

El veganismo es una tendencia que ha ido creciendo no solo en el mundo, sino también en nuestro país. Existen a nivel nacional, diferentes grupos dentro de esta conglomeración. Agrupaciones que se enfocan en distintas luchas, desde la liberación animal, los derechos de equidad entre humanos y animales, hasta las intervenciones en los actos como el rodeo.

Muchas de las personas que son veganas, inician su camino hacia esta tendencia como vegetarianos, grupo con el cual, los veganos comparten un poco más sus ideales. Sin embargo, otros inician desde que son ovo-lacto-vegetarianos, quienes consumen productos lácteos y huevos, pero no carnes rojas ni tampoco de pescado, y los que consumen pescado pero no carnes rojas. A pesar de ello, no comparten mucho con los veganos, quienes no consumen ningún producto que sea de origen animal, ni huevos, productos derivados de lácteos, como la misma leche.

La mayoría de las mujeres entrevistadas, describen diferentes maneras de poner alguna barrera al momento de realizar la elección de alguna pareja estable, sin embargo esta restricción no existe para encuentros esporádicos.

§§§

Estefanía Martínez es enfermera, tiene 27 años y vive en Viña del Mar. Actualmente, tiene una relación de siete años con su pololo. Ella cuenta que aun año de haber iniciado formalmente decidió dejar todos los productos de origen animal y convertirse en vegana. Hoy ambos lo son.  “Yo no lo convencí para que me acompañara en mi forma de vivir, más bien, el mismo se comenzó a dar cuenta de algunas cosas y también el decidió ser vegano, después de analizar las cosas ”, dice.
Al momento de que Estefanía realizó su cambio de alimentación, sucedieron algunas incomodidades a la hora de comer con su pololo.

“Era muy incómodo sentir el olor de la carne cuando el la pedía o cocinaba en la casa”, cuenta.

Cuando el pedía algún platillo que tenía carne a los locales que iban, ella le pedía que se lavara la boca antes, si quería besarla. Aun así, mantuvieron su relación intacta. Buscaban alternativas para poder compartir y que ambos estuviesen a gusto, sin embargo, siempre terminaban en algún local vegano por comodidad. Todo comenzó a mejorar para la pareja cuando el comenzó su transición, inicialmente, hacia el vegetarianismo y posteriormente a ser plenamente vegano. “Era mas cómodo al momento de compartir. Aún así estos problemas se solucionan con fuerza de voluntad”.

§§§

Hace siete años que Beatrice Letelier es vegana. Se define a si misma como pansexual y a la vez sexetariana. A sus 22 años, es cantante y además estudia Derecho. Ella, retrata que como cualquier persona común, tiene relaciones tanto esporádicas como también relaciones estables. Sin embargo, a diferencia de la gran mayoría, las personas con las que se relaciona son exclusivamente veganas.
“Me atraen las personas que compartan mi conciencia de vida, pero también es un asunto de piel”.

Para Beatrice, las personas que consumen carne o como ella las define: “carnívoros”, expelen de sus pieles un aroma distinto a las personas que son vegetarianas e incluso a aquellos que son exclusivamente veganas. A la hora de intercambiar besos, con personas que consumen carne en su dieta, siente un sabor muy distinto.

“El intercambiar fluidos con personas que no son veganas es algo que no me gusta, porque estaría recibiendo en mi cuerpo, de forma directa o indirecta, algo que no comparto tanto filosóficamente y que rechazo de pleno. Además me desagrada profundamente la sensación que da el consumir cadáveres de las personas no veganas”.

Dentro de su circulo de amigos, existen vegetarianos y veganos, pero ninguno hace diferencias con las personas para sus relaciones como ella cuenta.

§§§

“Estaba en una intervención en la Estación Baquedano, y la persona que hablaba no lo hacía muy bien, entonces le ofrecí decir el discurso sin saber de qué era. Tomé el Ipad y el megáfono y mientras leía el texto me di cuenta que era un discurso vegano. Antes nunca me lo había planteado, fue ahí que sentí que me llegó una luz y me replantee el tema de forma más seria” cuenta. A los tres días de aquel evento, ya era vegana.

Valentina Carrasco tiene 28 años, esta esperando el trámite para titularse de abogada. Ella es vegana desde el 2013, pero desde los 18 años de edad que era vegetariana. A ella, como la mayoría de los veganos le da asco la carne, al punto que ni siquiera lava los platos que tienen carne o por lo menos trata de no tocarlos.

“Me da repulsión el olor que tiene como la textura, evito tocarla a toda costa”, dice. En cuanto a sus relaciones, enfatiza que depende de la situación. “En una fiesta cualquiera no vas a preguntarle a todo el mundo si come carne o no, es más bien cuando quieres entablar una relación seria”, afirma.

De forma más intima, para ella está entre dos aristas, una moral, donde tiene que ver con sus ideales, y también por un tema de sensaciones. “Me daría asco estar con alguien que coma carne. Me dan asco los fluidos que tienen las personas que son omnívoros. Saben distinto”.

§§§

Natali Mannarelli  lleva viviendo cuatro en España. El año pasado estuvo viviendo en Chile, sin embargo, desde junio de este año decidió volver al país europeo. Ella está casada y ambos son veganos. Cuenta que es cómodo tener una pareja que también sea vegana, pues comparten convicciones y una mayor compatibilidad y armonía en una relación dentro de la cotidianidad. “Que el sea vegano es una de las tantas cosas que amo y admiro de él”, dice.

“Tener una relación con alguien que comparte tu forma de vida va más allá de un estilo, sino más bien es una cuestión de ideales. En el caso de los veganos, parece ser extraño que una persona que respeta la vida de otros animales y que se opone al abuso de estos, solo por gula, decida no tener una relación con una persona que no comparta sus ideales, entonces, ¿por qué a algunos les parece radical, extraño o incluso intolerante, que una persona decida estas únicamente con veganos?”.

Ella, como la gran mayoría no nació siendo vegano, sin embargo piensa que es factible entablar una relación con una persona la cual, tiene potencial de empatizar y sobretodo respetar realmente a los animales y no solo a los humanos luego de que conoce la realidad de la situación animal. “Uno nota esa predisposición a aprender “ enfatiza.