La crisis económica y las lluvias estivales impactan la venta de alcohol

Desde las botillerías dicen que la demanda habría disminuido porque los chilenos estarían eligiendo productos más baratos.

María José Dittborn A.

Las ventas de licores han sido bajas el 2015. En ese marco, la cerveza y el pisco son los más vendidos. El whisky y el ron estarían en caída libre.

Así lo afirmaron el director comercial de la cadena de botillerías “Líquidos”, Juan Carlos Verdugo, y la subgerente de Planificación Estratégica de CCU, Antonia Brahm.

Pero, según ellos, la gente no ha dejado de consumir, sino que ha cambiado sus preferencias. Esta razón, unida al cambio climático, habría repercutido en las cifras.

“Hay un deterioro en la calidad del producto vendido. Si en un año normal nosotros esperamos crecer un 50% respecto al anterior, este año no lograremos más de un 20 o 30%”, dijo Verdugo.

El director de Líquidos aseguró que la crisis aún no es tan severa, pero que tampoco hay expectativas de que mejore el escenario. “Para el 2016 solo esperamos un empate con este año, con eso quedamos tranquilos”, dijo.

Para la compañía cervecera CCU, el cambio climático ha sido un factor clave. A la crisis económica, según Brahm, se les sumaron las lluvias imprevistas en plena primavera. Esto habría agravado el lento crecimiento de 2015.

“Los fines de semana fríos en octubre y noviembre para nosotros han sido trágicos. La gente no consume cerveza, los productos quedan ahí”, dijo la subgerente de estrategias de CCU.

Aún así, esta empresa espera cerrar el año con un efecto positivo de 0,5% de alza en la venta de cerveza, según informó Brahm. Y agregó que, en cuanto a los vinos y los licores, como el pisco, la venta habría caído marginalmente respecto a 2014.

Botillerías locales

Los pequeños comerciantes de la industria también se han visto afectados.

“Lo único que estoy vendiendo fuerte es la cerveza y el pisco. El resto se detuvo. En vinos, por ejemplo, tengo más de 200 cajas en bodega. Antes vendía 20 millones mensuales y ahora estoy vendiendo 10. La razón, para mi, es que la gente está saliendo menos, por el clima y por ahorrar”, dijo Sebastián Quiroga, dueño de la botillería “Bar abierto” de Vitacura.

En Providencia la cosa no es muy distinta. “Solo cuando hay un feriado o un partido aquí hay grito y plata, tragos y cervezas. Pero, en general, las ventas están malas. Si antes hacíamos dos pedidos semanales a cada proveedor ahora hacemos uno o medio”, dijo Alejandra Contreras, vendedora de la botillería La Genovesa, en la calle Seminario.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *