Del gris al verde: Cómo los vecinos transformaron el parque del sur de Santiago

Parque completo vista aerea

El Parque Inundable Intercomunal Víctor Jara prometía ser un espacio con áreas verdes que revitalizara la zona del Zanjón de la Aguada, pero en la inauguración del primer tramo se entregó algo totalmente distinto. Hoy, gracias a la presión de la comunidad y de las municipalidades, se está rediseñando completamente el proyecto. La inversión por las mejoras ya suman 900 millones de pesos y podría cuadruplicarse.

Por Maite Manzanares


Una comunidad que se manifestó: eso fue lo que bastó para cambiar el Parque Inundable Intercomunal Víctor Jara, una de las obras más innovadoras de Chile de los últimos años, y probablemente de Sudamérica, según el Ministerio de Obras Públicas.

Camilo Rojas tiene 23 y estudia Licenciatura en Estudios Internacionales en la Universidad de Santiago. Es la cuarta generación de su familia en vivir en la comuna de San Joaquín y actualmente es el presidente de la junta vecinal de San Francisco California, de la misma comuna.

Desde hace dos años es un actor fundamental, junto a otros dirigentes, de los mejoramientos que los vecinos le han exigido al Gobierno para que el parque sea lo que en un principio se prometió: una zona con áreas verdes que revitalizara la tan degradada zona del Zanjón de la Aguada, al sur de Santiago.

La primera etapa del parque, que abarca a la comuna de San Miguel y de San Joaquín, se inauguró el 6 de marzo de 2014, solo cinco días antes de que se terminara el gobierno de Sebastián Piñera. Pero los vecinos no permitieron que se inaugurase, tanto ellos como la municipalidad no lo aceptaron.

Ese día, Camilo no pudo evitar comentar con su familia y vecinos lo que se les estaba entregando. Hoy lo recuerda con gran decepción:

–A nosotros nos habían dicho que iba a ser el Parque Forestal de la zona sur de Santiago, con áreas de esparcimiento, lugares con sombra, y muchas áreas verdes. Lo vimos y automáticamente vino el descontento de la gente, ¿y esto es lo que nos habían prometido? Era algo espantoso, una mole de cemento. Si nosotros no nos hubiéramos organizado difícilmente ahora estaríamos consiguiendo todo que hemos exigido, todo el mejoramiento.

Al principio, Camilo no se sentía orgulloso del sector donde vivía; hoy sí. La obra que antes trajo decepción en la inauguración de su primera etapa, hoy trae el orgullo de los vecinos porque han sido ellos el motor que ha impulsado la modificación y los mejoramientos. Gracias a ellos y al apoyo de las municipalidades, actualmente la primera etapa se encuentra nuevamente en construcción y el proyecto completo está siendo modificado para entregar, por fin, el gran parque que se prometió.

Video del Ministerio de Obras Públicas que se presentó a la comunidad antes de la construcción del parque.

Video que publicó la municipalidad de San Joaquín en septiembre de 2013, antes de la inauguración oficial de la etapa uno, rebelándose contra lo que se les estaba entregando.

 
Una parque necesario 
IMG_7904
Cuando hayan lluvias que excedan la capacidad de la bóveda actual, el agua del Zanjón de la Aguada pasará por el conductor paralelo a lo largo del parque. En algunos tramos es un acueducto subterráneo y en otros es un canal abierto, como en la foto.

El Parque Inundable Intercomunal Víctor Jara es un proyecto hidráulico a cargo del Ministerio de Obras Públicas (MOP) que busca conducir y regular las crecidas del Zanjón de la Aguada en período de grandes lluvias y, al mismo tiempo, generar un espacio urbano recreacional para los habitantes del sur de Santiago, aportando con áreas verdes. Está dividido en cinco etapas constructivas.

Tiene 4,7 kilómetros de extensión y un total de 41 hectáreas de superficie, que corresponde aproximadamente al Parque Forestal y al Parque de los Reyes juntos. Es visto como el gran parque de la zona sur.

De oriente a poniente pasa por tres comunas: San Joaquín, San Miguel y Pedro Aguirre Cerda, pero favorece a cinco porque limita al este con Macul y durante todo el tramo, por el norte, con la comuna de Santiago. En total, beneficia a unos 800 mil habitantes.

“El zanjón fue siempre la herida más visible del Santiago inaceptable, donde los niños vivían en unas condiciones sanitarias indignas. Era como el símbolo mayor de lo peor de Santiago”.

(Miguel Laborde, urbanista y profesor de la Universidad Diego Portales)

 

El Zanjón de la Aguada es un cauce natural que nace en la Quebrada de Macul –un desfiladero ubicado al oriente de la ciudad de Santiago, en la zona precordillerana–. Tiene 27 kilómetros de recorrido y atraviesa nueve comunas del sur de Santiago hasta desembocar en el río Mapocho, al poniente.

Según datos del MOP, el zanjón recoge aproximadamente el 60% de las aguas lluvias de la cuenca de Santiago, provenientes de 21 comunas. Actualmente, su capacidad se ha visto superada con el crecimiento de la ciudad. Cuando esto ocurre, las áreas pavimentadas aumentan creándose una superficie impermeable, de manera que el agua que antes se filtraba naturalmente en la tierra ahora escurre por las calles y llega al cauce más cercano. Así, con las mismas lluvias, las crecidas del zanjón son mayores y más concentradas.

Según el ministerio, durante el último tiempo las inundaciones y los desbordes del sector afectaron a unas 11.000 propiedades, entre viviendas, locales comerciales e industrias, además de deteriorar importante infraestructura urbana como la Autopista Central y otras calles y avenidas.

Históricamente, el sector que lo bordea ha sido un lugar degradado, contaminado y marginal. A su alrededor se han concentrado mataderos, basurales e industrias, las cuales han provocado el mal olor con el que habitualmente se asocia al cauce.

–El zanjón fue siempre la herida más visible del Santiago inaceptable, donde los niños vivían en unas condiciones sanitarias indignas. Era como el símbolo mayor de lo peor de Santiago–, dice Miguel Laborde, urbanista y profesor de la Universidad Diego Portales.

–Uno automáticamente lo asimila con los malos olores, con algo asqueroso y feo. Nosotros no nos sentimos orgullosos de vivir en el zanjón–, afirma Camilo.

situacion 2

situacion
Históricamente, en los alrededores del Zanjón de la Aguada se han concentrado mataderos, basurales e industrias que han provocado el mal olor con el que habitualmente se asocia al cauce.

Desde un principio se buscó crear no solo una obra hidráulica que solucionara el problema de los desbordes y las inundaciones, sino también una que, a la vez, funcionara como parque, para mejorar ambientalmente el deterioro de la zona que bordea el zanjón.

La idea de crear esta obra surgió en el gobierno de Ricardo Lagos como proyecto para el bicentenario de la República de Chile. Después de años de evaluación, finalmente entre noviembre de 2005 y septiembre de 2007, se realizó el diseño definitivo de la obra hidráulica y del paisajismo, a cargo de la empresa consultora CYGSA Chile S.A, encargado por la Dirección de Obras Hidráulicas –del MOP–, además del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) y del gobierno regional.

La construcción del parque iba a partir en 2008. Por diferentes motivos, incluyendo el terremoto de 2010, la construcción se atrasó y comenzó en diciembre de 2010, durante el gobierno de Sebastián Piñera. En un principio el proyecto completo se iba a terminar de construir en 2015; hoy se estima que estará listo en 2019.

 Los cambios logrados

Tramo San Miguel (lo que se entregó) 1

Tramo San Miguel (mejoramientos solicitados) 1
Comparación entre lo que se entregó en la comuna de San Miguel y lo que hoy se está exigiendo. Las áreas verdes de este tramo aumentarán en 30%. En la etapa dos del parque se incorporarán 275 nuevos árboles.

–¿A quién no le gusta tener una mejor calidad de vida? Independientemente de que sea una población, ¿por qué tenemos que vivir mal?, ¿por qué tiene que ser feo? Si nosotros podemos tener algo mejor–, dice Viviane Carrasco, directora ambiental de San Joaquín.

Viviane también es presidenta de una junta de vecinos de San Joaquín (Vicente Navarrete). Hoy recuerda qué fue lo que se les prometió cuando se les presentó el proyecto hace más de cuatro años:

– Al principio nos llamaron de la municipalidad a todos los dirigentes a una reunión para contarnos que se nos ofrecía un proyecto maravilloso, un sueño: áreas verdes por todos lados, canchas de fútbol, de tenis, máquinas de ejercicio, de juegos, mucha sombra, mucho árbol, pasto, bebederos de agua. Claro, todo eso se nos prometió. Pusieron un cartel en el que todo era maravilloso, pero tú veías que estaban poniendo algo horrible. Pasó el tiempo e instalaron esas estructuras metálicas espantosas y mucho cemento. Era una vergüenza, una burla. No había una hoja, no había una planta, no había nada. Entonces ahí empezó el alegato.

Cuando los vecinos vieron lo que se les había entregado en la inauguración de la primera etapa, tanto ellos como los alcaldes de San Joaquín y de San Miguel reclamaron.

estos nos prometieron y esto nos entregaron
En la inauguración de la primera etapa decenas de vecinos de las comunas de San Miguel y San Joaquín, acompañados por concejales y por el alcalde Sergio Echeverría, manifestaron su descontento por lo que se les estaba entregando.

Viviane y Camilo dicen que los vecinos empezaron a preocuparse y todos comentaban indignados. Así es que ellos empezaron a pedir reuniones con la municipalidad para protestar y empezar a tomar decisiones.

– A raíz del reclamo de la gente y de nuestra municipalidad con la de San Miguel, se logró la adecuación de esta etapa, porque no se le puede entregar a la gente eso. No es grato ir un domingo de febrero a caminar por ahí con todo el calor y sin árboles–, dice Jaled Chauriye, arquitecto de la Municipalidad de San Joaquín y participante de los cambios que se están exigiendo al ministerio.

Juana Zunino, arquitecta paisajista y docente de la UC, fue la jefa del proyecto de arquitectura y paisajismo del diseño original del parque a través de la consultora CYGSA Chile S.A. El equipo estaba conformado por 17 profesionales y el diseño se entregó al MOP a fines de 2007, luego de dos años de trabajo.

“A raíz del reclamo de la gente y de nuestra municipalidad con la de San Miguel, se logró la adecuación de esta etapa, porque no se le puede entregar a la gente eso. No es grato ir un domingo de febrero a caminar por ahí con todo el calor y sin árboles”.

(Jaled Chauriye, arquitecto de la Municipalidad de San Joaquín)

–El ingeniero que estaba a cargo en el MOP, junto con un arquitecto que era amigo de algunos del ministerio, arreglaron el proyecto de paisajismo. Tomaron y cambiaron muchas cosas importantes. Iban pegoteando zonas y armaron su propio proyecto en más de una manzana. Todo eso sin mi consentimiento–, asegura Zunino.

El alcalde de San Joaquín, Sergio Echeverría, cree que el MOP cometió el error de no tomar en serio lo que se propuso desde la municipalidad antes de la inauguración:

–Faltó que se tomaran más en serio las sugerencias de parte del gobierno local y de las comunidades quienes le hicieron ver, tanto en el diseño como en la ejecución misma de la obra, que no estaba bien encaminado y que había una diferencia entre lo que se había prometido y lo que finalmente se ejecutó. El MOP estaba preocupado del proyecto hidráulico más que del proyecto paisajístico.


Sergio Echeverría, alcalde de San Joaquín:

 

El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, dice que apenas asumió como ministro (marzo de 2014) sí se escuchó a las autoridades y a los vecinos de las comunas involucradas en el proyecto:

–Nos plantearon que la primera etapa no cumplía con lo que ellos esperaban y asumimos el compromiso de trabajar en conjunto un proyecto que fuera no sólo una solución técnica a los problemas de canalización de las aguas del Zanjón de La Aguada, sino que también fuera una aporte a la calidad de vida.

Luego de esto, por solicitud de los vecinos y de los municipios involucrados, se hicieron reuniones entre los alcaldes de San Joaquín, San Miguel y Pedro Aguirre Cerda y el ministro Undurraga, en las que se acordó trabajar en una mesa técnica para mejorar el paisajismo de todo el proyecto.

Desde la creación de la mesa, la primera etapa se encuentra cerrada a la comunidad por las modificaciones que se están realizando y se espera que se inaugure, nuevamente, en febrero de 2016. El resto del parque se está rediseñando completamente.

Los reclamos que hicieron los vecinos y los cambios que se han incorporado en el desarrollo del proyecto corresponden únicamente al paisajismo; la obra hidráulica no ha sufrido cambios.

“Este parque era una obligación, ni siquiera hay que aplaudirlo. Era directamente una obligación que tenía la ciudad de reconocer a cientos de miles de familias que vivían en la zona del Zanjón de la Aguada”

(Miguel Laborde, urbanista)

La mesa técnica está compuesta por César Bau, coordinador del proyecto del parque por parte de la Dirección de Obras Hidráulicas –del MOP–; la consultora Guixe Arquitectos (contratada por el ministerio para los mejoramientos); arquitectos de las municipalidades de San Joaquín, San Miguel y Pedro Aguirre Cerda; y representantes de los vecinos de estas comunas, convocados por la Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO) de cada municipio.

Funciona así: la consultora envía el diseño de la etapa correspondiente, el equipo de arquitectos de la municipalidad analiza la propuesta y envía un acta de observaciones y requerimientos. Luego, se reúnen en una instancia de discusión donde se evalúan las peticiones y se ve qué se puede aprobar y qué no. Paralelamente con ello, la consultora coordina las reuniones con los representantes de la comunidad en las que se comunica lo que se va a realizar y se acogen las inquietudes y solicitudes de ellos. Por último, se ejecuta la obra.

–En la última reunión hice una observación sobre qué pasaba con la inclusión, porque tenemos a varios niños discapacitados. Queremos incluir juegos o columpios para discapacitados, donde ellos también puedan divertirse, porque estos niños tienen que participar–, dice Viviana.

Mónica Rojas, de la DIDECO de San Joaquín, explica que los representantes de la comunidad se dividen en organizaciones funcionales y territoriales. Las primeras corresponden al club deportivo, a la agrupación de los jóvenes skaters, al comité medioambiental, entre otras. Las territoriales corresponden a las juntas de vecinos. También dice que hubo una visita a terreno en la cual ellos pudieron mostrar mejor sus críticas.

Antes de que se creara la mesa técnica, el tramo del proyecto correspondiente a San Miguel presentaba un 20% de áreas verdes. Hoy, gracias a los mejoramientos y según datos entregados por la municipalidad, aumentaron a 50%.

Julio Zúñiga, director de la Secretaría Comunal de Planificación de San Miguel, divide en cuatro áreas las solicitudes de mejoramiento que hicieron las tres municipalidades en respuesta a las deficiencias que tenía el proyecto: incorporar mobiliarios (como basureros y bebederos); mejorar las terminaciones y la calidad de los pavimentos; mejorar la iluminación; y aumentar las áreas verdes, principalmente con césped y árboles más grandes.

Solo para la segunda etapa el MOP contempló la incorporación de 17.238 nuevos arbustos y plantas, 276 árboles, 1.317m² de césped, 4.740m² de cubresuelo, además de infraestructura recreacional, luminarias, bandas deportivas, bebederos, basureros, entre otros. Todo esto no estaba incorporado en el diseño original y fue logrado gracias al trabajo colectivo de la mesa técnica.

También se concretó cambiar el nombre del parque, de ‘Parque Inundable La Aguada’ a uno que incluyera el nombre del cantautor nacional Víctor Jara. Todo esto se hizo con el consentimiento de la comunidad, según Julio Zúñiga.

–La idea es sacar el estigma que tenía toda esta zona del Zanjón de la Aguada y buscar un nombre que representara más a la comunidad–, dice.

Tramo San Miguel (lo que se entregó) 2

Tramo San Miguel (mejoramientos solicitados) 2

Jaled Chauriye señala que las reuniones son una vez al mes, pero varían dependiendo de los requerimientos que vayan teniendo. Dice que se han acogido prácticamente todas las modificaciones que se han solicitado, que son bastantes. El alcalde Echeverría señala que ya han tenido tres reuniones con el ministro Undurraga para discutir las modificaciones.

La inversión del proyecto completo, que hoy sale directamente de la cartera de Obras Públicas –porque los primeros años también un porcentaje provenía del MINVU– es de 53 mil millones de pesos. Esto, sin contar la inversión adicional que se está realizando por el trabajo de la mesa técnica.

Según el MOP, el costo adicional que se ha invertido, solo para los mejoramientos de la primera etapa, es de aproximadamente 900 millones de pesos y se podría hablar del mismo monto para los mejoramientos de cada una de las otras cuatro etapas del parque. Posteriormente, el MINVU se va a encargar de la mantención del parque, una vez terminado completamente.

 La presión de los vecinos
IMG_7980
Camilo Rojas y Viviane Carrasco son, junto a otros dirigentes y autoridades de las tres municipalidades, quienes han presionado para mejorar el parque.

–Antes de comenzar cualquier proyecto se debe contemplar la opinión de los ciudadanos. Creo que eso fue un error que se cometió en este proyecto pero que después se subsanó y hoy día hay todo un tema de desarrollo en torno a la participación ciudadana–, dice Julio Zúñiga.

Motivado por las injusticias que vivía su propia comunidad, por los problemas de drogadicción de la zona, por el nuevo parque que acentuaba la desigualdad, sumado a la poca información que tenía la gente, Camilo dice que estaba ansioso por mejorar esta situación. Es por eso que decidió postularse a presidente de la junta vecinal y luchar por un cambio. Sentado en junto a Viviane, cuenta sobre cómo los vecinos exigen reformas:

– Hoy día los vecinos están al tanto y nos exigen respuestas, lo que encuentro importantísimo, porque si se quedan callados difícilmente se puede lograr lo que hemos logrado.

– Pero eso es porque nosotros hemos sido los cabecillas y los hemos obligado a salir de sus casas, porque antes era un barrio muy pasivo–, dice Viviane.

–Sí, pero yo creo que ha habido un cambio social tremendo en el país. Ahora el chileno está reclamando sus derechos y eso es importante porque aquí los mismos vecinos están exigiendo–, responde Camilo.

Viviane y Camilo están en la inauguración de la temporada de piscina de su comuna. Hay mucha gente de la comunidad: niños, abuelos, adultos. También está el alcalde, a quien saludan con mucha cercanía. Dicen que lograron generar un cambio no solo por la presión de los vecinos, sino que también gracias a que el alcalde Echeverría los escuchó y les dio el espacio para poder manifestarse.

“Hoy día los vecinos están al tanto y nos exigen respuestas, lo que encuentro importantísimo, porque si se quedan callados difícilmente se puede lograr lo que hemos logrado”.

(Camilo Rojas, presidente junta de vecinos San Francisco California, San Joaquín)

–Nosotros hemos llegado a diputados y senadores. Ya hablamos con el senador Carlos Montes, con el diputado Claudio Arriagada, y también llegamos al ministro de Medio Ambiente. Llegamos a todas esas instancias y les pedimos ayuda, que nos hicieran lobby–, dice Viviane.

Camilo dice que es difícil ver a un vecino del sector que esté desinformado respecto del parque. Ellos, como representantes de las juntas de vecinos, se han encargado de comunicar los avances y las modificaciones del proyecto. Dicen que por lo menos una vez al mes tienen información del parque.

–Lo importante es que la gente sepa antes lo que se va a ejecutar. Al fin y al cabo es fundamental tener una participación en conjunto entre el Gobierno, el municipio, y la gente–, dice Chauriye.

 La transformación del sector

–Claramente es un mejoramiento para el sector, lo transforma, le otorga un nuevo potencial. Desde el momento en que la zona ya no se inunda y, obviamente, se ven mejoradas algunas condiciones de espacios públicos; automáticamente el sector se vuelve atractivo–, dice Luis Eduardo Brescinai, urbanista y académico de la UC.

Las tres comunas que albergan el parque concentran los peores índices de áreas verdes de la capital. Pedro Aguirre Cerda tiene el más bajo con solo 1,2m² por habitante, mientras que las otras dos tienen 2,7m², según un estudio de la consultora Atisba, de 2010. Bastante distantes del ideal de 9m² por habitante que indica la Organización Mundial de la Salud.

“Vamos a tener nuestro parque envidiable, va a ser el más grande. Pero lo ganamos. En el fondo, esto es un premio por la estigmatización que nos han tenido siempre. Nos vamos a reivindicar, las entidades que corresponden y la sociedad entera nos van a reivindicar. Se nos debía algo bonito”

(Viviane Carrasco, presidenta de la junta de vecinos de Vicente Navarrete, San Joaquín)

El alcalde Sergio Echeverría dice que con el nuevo parque las áreas verdes de San Joaquín aumentarán a 5m² aproximadamente y anunció que la municipalidad ya modificó algunos tramos del plano regulador en base a la renovación que significa el proyecto para la comuna.

– Este parque era una obligación, ni siquiera hay que aplaudirlo. Era directamente una obligación que tenía la ciudad de reconocer a cientos de miles de familias que vivían en la zona del Zanjón de la Aguada–, dice el urbanista Miguel Laborde.

Camilo dice que ahora están felices con el proyecto:

–Obviamente va a cambiar la imagen del zanjón y del barrio, pero también estamos atentos y vamos a seguir así, movilizados, viendo todo. Si ya nos vendieron la cuchufleta una vez, hay que estar pendientes de que no pase de nuevo. No nos vamos a quedar quietos porque ya nos mejoraron esto, queremos ver el proyecto completo terminado.

Viviane, sentada a su lado lo mira con cariño y orgullo, como a un amigo, y agrega:

–Estamos haciendo una bonita labor. Estamos contentos y tenemos ganas, y cuando alguien tiene ganas ya nadie te para. Vamos a tener nuestro parque envidiable, va a ser el más grande. Pero lo ganamos. En el fondo, esto es un premio por la estigmatización que nos han tenido siempre. Nos vamos a reivindicar, las entidades que corresponden y la sociedad entera nos van a reivindicar. Se nos debía algo bonito.

Viviane Carrasco, presidenta junta de vecinos Vicente Navarrete, San Joaquín:

 

 

 


¿Cómo funciona el parque inundable?

 Esquema de funcionamiento hidraulico copia7 copia

En 1935 el Zanjón de la Aguada pasó de ser un canal abierto a ser conducido por una bóveda artificial. Ésta se construyó desde la calle Carmen hasta avenida Club Hípico, 3,5 kilómetros aproximadamente, y cuenta con una capacidad actual de 94m³/s (metros cúbicos por segundo).

El Parque Inundable Intercomunal Víctor Jara aumenta la capacidad de la bóveda en 156m³/s por medio de una zona de conducción, a través de la elaboración de un conductor paralelo, y de una zona de regulación, aguantando aguas lluvias tan intensas que podrían ocurrir al menos una vez en 100 años.

El funcionamiento de la obra consiste en que el mismo parque actúa como conductor o como canal de las aguas del zanjón.

Cuando se presenten lluvias que podrían ocurrir una vez en 20 años, que superen la capacidad de la bóveda actual, el exceso será conducido a través de la zona de conducción. Este opera como un canal paralelo a la bóveda actual que se extiende por el parque, desde la etapa uno a la tres. En algunos tramos es un acueducto subterráneo de hormigón y en otros es un canal abierto revestido en pasto, que es donde visiblemente se inunda el parque.

Cuando haya una lluvia aún más intensa, con probabilidad de ocurrencia de al menos una vez en 100 años, el agua seguirá pasando por la bóveda actual y, a la vez, por el conductor paralelo, y el excedente se verterá en la zona de regulación. Esta consiste en dos sectores o estanques del parque, correspondientes a la etapa cuatro y cinco, que juntos suman 200.000 m³.

Luego de la inundación del Parque se realizará una sanitización con productos químicos. Después de dos días aproximadamente volvería a estar listo para ser usado por la comunidad, según el MOP.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *